Aseguran que hay un veto contra Aída Nízar en Mediaset y ella ha querido dejar claro que si no va a los platós es porque vale más de lo que quieren pagarle y que aquellos que están ahora en Telecinco son «peleles» o «yonkis de la tele», entre otras lindezas


Aída Nízar se hizo merecedora de un destacado hueco en los platós de televisión tras su paso por ‘Gran Hermano’ y demostrar que no tiene miedo a nada, que adora su vida y que le da igual a quién llevarse por delante en su determinación de llegar a lo más alto. Sin embargo, esto le pasó factura por sus desafortunadas palabras en más de una ocasión que terminó no solo provocando huracanes de polémica, sino también desaparecer de los programas de televisión de Mediaset para evitar que estos escándalos ensuciasen la imagen pública de la cadena. Así, pasó de ser un rostro habitual de la parrilla de Telecinco a no saberse más de ella y probar suerte en Italia con el mismo polémico resultado.

Ahora, entre rumores sobre por qué ya no es una estrella del medio y por qué su presencia se ha desinflado hasta casi caer en el olvida, ella misma ha querido zanjar con las especulaciones y explicar qué hay de cierto sobre su veto en Mediaset tanto en España como en Italia. “No estoy vetada”, sentencia Aída Nízar, que se convirtió en una de las mujeres más odiadas en la pequeña pantalla, además de uno de los personajes que más atractivo presentan cuando se anuncia su nombre en un reality al saber que su participación generará jugosos titulares. Pero la vallisoletana apunta a Paolo Vasile y a los bajos sueldos que sus estrellas cobrarían en televisión a día de hoy en comparación con los años de bonanza del sector: “Sencillamente, trabajo por dinero y ahora mismo los cachés que pagan en Mediaset son irrisorios”, escribía en sus redes sociales dejando claro que si no sale en pantalla es porque no hay ceros para pagarlo o, al menos, que esa oferta no llega porque su caché está por encima de lo que la cadena está dispuesta a pagar a día de hoy, con los estragos que la pandemia ha causado entre todos.

Y es que Aída Nízar entiende que trabajar es solo para conseguir un buen sueldo que le permita llevar la vida que desea y si este trabajo no puede brindársela, mejor no trabaja: “Lo aceptan toda esa panda de peleles que trabajan prácticamente sin sobrar solo por dejare ver y así poder decir trabajo en televisión. Yo entiendo que trabajar es sinónimo de ganar dinero para poder vivir como una merece”, zanja Aída Nízar, que quizá se olvide que hay personas que también trabajan por necesidad e incluso otros por sentirse realizados personalmente y no necesariamente por ser “yonkis de la televisión que trabajan sin cobrar o cobrando migajas”, como mantiene.

Aída Nízar está en una posición privilegiada, o al menos eso es lo que ella desea hacer ver a sus seguidores de las redes sociales, señalando que solo trabajaría si es para amasar una gran fortuna y que trabajar para vivir no es una opción para ella. Y menos aún ponerse frente a las cámaras para no ser millonaria y ver cómo se lucran las cadenas con su esfuerzo y talento: “Trabajamos por hacer millonarias a las cadenas y hacernos millonarios nosotros. Ni más, ni menos”, dice con contundencia una mujer que, después de tantos años, ha demostrado que adora su vida, aunque ahora esta haya dado un giro radical y le deje fuera de los platós, aunque sin obligarle a hacer esfuerzos para llegar a fin de mes. Un honor del que no todos pueden presumir, como así se lo hacen ver en los comentarios de su última publicación.

Te interesará saber...

?

¿A qué se dedica ahora Aída Nízar?

Aída Nízar se sacó la carrera de Derecho años después de presumir del título. Ahora que no está en televisión se dedica al interiorismo y reformas