El puente de las emociones de ‘Supervivientes’ desveló algunos detalles desconocidos de la vida de Elena Rodríguez, la madre de Adara Molinero. Rota en lágrimas confesó que se sentía culpable por haber metido en la vida de sus hijos a una persona que no se portó bien con ellos. La ganadora de ‘GH VIP 7’ se ha pronunciado al respecto y ha contado cómo fue aquella dura infancia que ha marcado su vida.

Junto a su hermano pequeño, Aitor Molinero, con quien durante un tiempo mantuvo una relación distante, ha recordada su»infancia difícil». A pesar de ser un capítulo clave en su vida, se trata de un tema que han preferido no tratar nunca en profundidad en el seno de la familia.

«Lo pasamos mal, vivimos con miedo. Yo al ser más pequeño pude borrarlo y seguir con mi vida», ha confesado Aitor. Fueron siete años durante los que una pareja de Elena maltrataba a sus hijos, también a ella. «Vivimos episodios muy duros juntos. Le teníamos tantísimo pánico que llegó un momento en el que no hacíamos nada para no darle motivos para que nos pegara».

Respecto a la postura de su madre, Adara ha confesado que ella vivía «asustada» e intentaba tapar «las cosas porque era una mujer maltratada», además, recuerda que se encontraba «triste continuamente». En aquel momento, el padre de Adara y Aitor, Jesús Molinero, era consciente de lo que pasaba y denunció los hechos ante la policía. Adara también ha afirmado que nunca vio a este hombre maltratar a su madre, pero sí recuerda actos agresivos hacia ella: «Una vez íbamos en el coche y tiró el teléfono por la ventana». Estos hechos han marcado, inevitablemente, su carácter que ella misma reconoce en ocasiones es impulsivo: «Intento protegerme antes de que pase nada».

Elena, completamente rota, se sinceró por completo en el ‘puente de las emociones’ donde afirmó sentirse muy culpable por sus hijos: «La culpable de meter mierda en cada ocasión fui yo. Fui culpable por no darme cuenta antes de lo que pasaba. Nunca he hablado con esto de vosotros, pero hay cosas que yo no tenía que haber permitido y como madre soy culpable».

Aitor Molinero habla de sus adicciones

Aitor no ha querido pronunciarse sobre su padre, Jesús Molinero, con quien actualmente no tiene ningún tipo de relación. Eso sí, ha confesado que siempre ha sido un chico rebelde y un mal estudiante. Durante un tiempo, coqueteó con las drogas, cuando tenía entre 17 y 20 años, finalmente consiguió superarlo gracias al papel de su madre a quien está profundamente agradecido.

«La situación que yo he vivido con mi padre me ha hecho entender que un padre y una madre tienen que estar para lo bueno o para lo malo con su hijo», afirmaba Adara. Mientras que Aitor se mostraba rotundo y evitaba entrar en conflictos: «No voy a responder ninguna pregunta referida a mi padre».

Una conversación pendiente con Gianmarco

Tras su sonada ruptura con Gianmarco Onestini, una relación que se forjó durante su paso por la casa de Guadalix, Adara ha señalado que tiene una conversación pendiente con el italiano, pero reconoce que no desea volver a quedar con él. Su relación ya es agua pasada, pero continúa guardándole un importante recelo: «Este chico ha mentido muchísimo. Fue muy cobarde». 

Adara también ha explicado que no volvería con Hugo Siera, el padre de su hijo, quien se encuentra viviendo la recta final de ‘Supervivientes’: «Somos incompatibles». Ha reconocido que cuando termine el concurso no le va a dejar dormir en su cada junto a su pequeño. Por el momento, Adara ha manifestado que su corazón está libre.