La diseñadora Vicky Martín Berrocal conoce bien las tendencias, pero con el último vestido que ha estrenado se adelanta a la que será una de las estrellas de la temporada de otoño e invierno. Y puedes copiárselo sin problemas.


Se dedica a la moda, y quizá por eso tiene una visión especial a la hora de conjuntar y también para saber qué es lo que se llevará cada temporada. Pero estos días Vicky Martín Berrocal está más acertada que nunca. Lo ha hecho con un vestido que no puede ser más tendencia estos días, porque va a ser una de las estrellas de la temporada.

Una segunda piel para esta temporada

Se trata de un vestido de efecto piel que va a estar muy presente en los armarios durante toda la temporada de otoño e invierno. El suyo es de largo midi y el color, un marrón tirando a burdeos, es de lo más acertado para estos días en los que comienzan a bajar las temperaturas.

La elección de Vicky es de la firma española Massimo Dutti, que lo tiene aún a la venta en casi todas las tallas por un precio, eso sí, un poco más elevado de lo habitual en la firma. El diseño cuesta 299 euros y es una edición limitada. Está fabricado en piel curtida que, según explica la firma, cumple con los estándares para garantizar su calidad así como la auditoría del uso de energía y la gestión de residuos y químicos.

Una prenda que es tendencia

Sin embargo, Massimo Dutti no es la única firma que apuesta por los vestidos efecto piel esta temporada, porque están de lo más demandados. Así, otras firmas low cost ofrecen alternativas más asequibles a esa idea que también han tenido algunos grandes diseñadores de apostar por la piel no solo para las chaquetas y bikers, también para los vestidos.

Las claves para acertar esta temporada a la hora de lucir un vestido de cuero son dos: abogar por el largo midi y buscar colores o bien oscuros, como el negro, siempre presente en este tipo de tejidos, o bien naturales como los marrones y los verdes.

En lo que respecta a los escotes y formas, Aunque el cuello redondo está muy presente, son varios los diseñadores que abogan por hacer en cuero una versión del vestido camisero. De este modo, los cuellos se ajustan y se abren al gusto de quien lo luzca. Eso sí, hay que prestar atención a la parte inferior de la prenda: nada de buscar el ajustado. Tomemos nota, porque ahora lo que prefieren los fashionistas son las faldas con caída y un cierto vuelo.