Verónica Echegui sorprendió con el look más original sobre la alfombra roja de la reunión de nominados a los premios Goya


Se guardan el glamour para la noche en la que se entregan los Goya, pero la cena de encuentro entre los nominados ya da pistas sobre quiénes están siguiendo las tendencias y quienes las van a marcar. Y, sin duda, este año quien más ha destacado ha sido Verónica Echegui gracias a un original look en el que no faltaba un detalle.

Nominada como creadora

La actriz se estrena como directora gracias un cortometraje, Tótem loba, que está nominado como mejor corto de ficción. El próximo 12 de febrero tendrá lugar la gala de entrega de los premios Goya en Les Arts, en Valencia, y será entonces cuando sabremos si Echegui se lleva también esta estatuilla como creadora.

Hasta entonces quedan aún unas semanas, pero los actores ya van calentado motores para la gran fiesta del cine español y se van reuniendo en otras entregas de premios y en reuniones más familiares como esta, que es la tradicional cena de nominados. Las circunstancias han obligado a que este año se imponga la precaución y sean pocos los que se hayan acercado hasta el Florida retiro, en Madrid para celebrar una nominación que puede cambiar una carrera.

El look de Verónica Echegui: un vestido con aires noventeros para reunirse con la profesión

En el caso de Echegui, ya sabe lo que es tener un Goya, pero eso no impide que celebre por todo lo alto la nominación de su cortometraje y saque del armario sus mejores galas para el encuentro. La actriz se decantó por un vestido largo hasta los pies, de manga larga y escote Bardot al que había incluido unos finos tirantes. El diseño lo firmaba Chanel, así que ya solo por eso, es un acierto seguro.

El resultado es un estilismo con toques noventeros en el que destaca el estampado, en blanco y negro y que le daba ese toque a caballo entre el Street style y la alfombra roja. El toque final se lo daba una diadema negra que nos deja claro que los complementos son lo que marca la diferencia en cualquier estilismo.

El resto de invitados optaron por la discreción y un estilo más clásico. Aitana Sánchez Gijón vistió de negro y lentejuelas con un vestido gabardina de Michael Kors y Milena Smit, más acostumbrada a jugar con la moda, llevó un slipdress de color vino que completó con unas sandalias de corte cuadrado a las que, eso sí, añadió el toque original con unos calcetines.

Por su parte, la actriz Almudena Amor, nominada como mejor actriz revelación por el buen patrón no llegó a enamorar con un look que era perfecto para el Street style y le sentaba de maravilla, pero que quizá se quedaba un poco corto para su primera aparición como nominada.