Ana Boyer este 2020 parece haberse empeñado en seguir los pasos de su hermana y convertirse en una de las mejores vestidas del año. Y lo ha conseguido. ¡Aquí las pruebas!


Aunque todos hemos dado por hecho que Tamara Falcó es la heredera natural del estilo y elegancia de su madre, Isabel Preysler, y hemos decidido que ella será la que la sustituya en el trono de la mejor vestida de España; no debemos descuidarnos (ni mucho menos olvidados) de la benjamina del clan. Durante este último año, gracias a la redes sociales y a todo el tiempo libre que hemos tenido; hemos podido descubrir a una Ana Boyer que desconocíamos. Y es que la joven se nos ha revelado como toda una auténtica experta fashionista y no hay más que ver sus fotos en Instagram para darse cuenta. Está claro que la empresaria no es tan apasionada de la moda como su madre o su hermana pero su estilo sobrio y sencillo es infalible. Con looks clásicos pero a la vez deportivos y desenfadados; la más joven de la familia, aunque no lo parezca, se ha coronado este 2020 como toda una it girl. Y este artículo busca precisamente eso, reivindicar el puesto que tanto se merece.

Si el glamour es algo que va en el ADN, no debe extrañarnos lo más mínimo que la esposa de Fernando Verdasco tenga ese acertado gusto a la hora de vestir. Ella siempre apuesta por los mejores looks y sabe como darle a todos ellos su seña de identidad; cómo convertir los estilismos más básicos en conjuntos de diez. Sin ornamentos innecesarios y sin pretensiones, Ana Boyer se ha convertido este año en la influencer que necesitábamos.

Ana Boyer, una inesperada it girl que nos ha conquistado este año 

Aunque nos hemos fijado en ella mucho más a raíz de que hiciese público su segundo embarazo; lo cierto es que desde que se acabase el confinamiento y nos permitieran movernos por la ciudad, Ana Boyer ha demostrado que en su armario (o mejor dicho, vestidor) se esconden auténticas maravillas. Entre sus perchas podemos encontrar prendas deportivas, pantalones vaqueros, plumíferos y sneakers. Sin embargo, lo que más nos gusta son sus vestidos. Cuando los lleva, la hija pequeña de Isabel Preysler recurre casi siempre a los cortes depurados y a los colores neutros; aunque también se atreve con los estampados más típicos de cada momento.. Vestidos en blanco, nude o negro, pero también con patrones florales o de inspiración ibicenca.

Os presentamos ocho veces en las que Ana Boyer consiguió conquistarnos este año. Ocho estilismos llenos de personalidad y sencillez que son fácilmente replicables y que no tienen ni un solo pero. ¿Y tú también consideras que ya era hora de reivindicar la figura de la benjamina de la familia Preysler?