Tamara Falcó sabe bien cómo dar el golpe de efecto. La hija de Isabel Preysler eligió para posar en el Ritz un vestido que es perfecto para cualquier boda de finales del verano o principios del otoño.


Tamara Falcó está que no para. A sus clases en Le Cordon Bleu e infinidad de citas sociales la hija de Isabel Preysler tiene que sumar ahora sus compromisos publicitarios. Y sabe bien cómo vestir para cada ocasión y dar en el clavo. Para su última aparición ha dado con el vestido perfecto para asistir a cualquier boda como invitada.

Un diseño redondo y elegante

Se trata de un diseño con cuello redondo, sin mangas, largo midi y falda con vuelo que combina bien con casi cualquier complemento. La tela, estampada con pequeñas hojas de tréboles blancos sobre un fondo negro, tiene un acabado satinado que, sumado a las incrustaciones en forma de lazo en la cintura, le otorgan al conjunto un innegable aspecto festivo.

Tamara llevaba este diseño para anunciar su colaboración como embajadora del hotel Ritz de Madrid, reabierto estos días por el grupo Mandarin Oriental, y lo hacía posando sobre una de las mesas de recepción, en las que claro, un vestido como el suyo encajaba a la perfección.

Una creación de Jorge Vázquez

El diseño de Tamara lo firma el modisto gallego Jorge Vázquez, uno de los más admirados de nuestro país y también uno de esos a los que no le faltan ‘celebrities’ entre su amplio listado de clientas.

Él hizo, por ejemplo, el vestido de novia de la actriz Marta Hazas y ha vestido en innumerables ocasiones a mujeres tan elegantes como Nieves Álvarez o Naty Abascal y quien ahora lleva las riendas de otra firma histórica de nuestro país, Pertegaz, cuyo alma mater, el desaparecido Manuel Pertegaz, creó el vestido de boda de la Reina Letizia.

La sobriedad ante todo

A Tamara Falcó, Vazquez la ha vestido con un diseño que es una auténtica joya y que Tamara ha complementado con sobriedad, que es lo que necesitaba esta creación. Un recogido bajo en el pelo, unos pendientes pequeños y discretos han bastado para dar una imagen elegante.

El remate son unos zapatos de tercipelo negros destalonados y con pulsera joya. Perfectos para este diseño en blanco y negro que puede servir de inspiración para los looks de invitada. Además, el largo midi nos asegura que, aunque encaja perfecto en una boda de tarde, tampoco sería descabellado llevarlo en una de mañana.

Sea como fuere, la idea sirve para inspirarse y encontrar looks idóneos para un cóctel o una boda. El largo midi y los tonos oscuros son también algunas de las elecciones de otros diseñadores y firmas. Si bien tradicionalmente el negro no es el color más aceptado en las bodas, bien combinado o en estampados, se considera una opción más que razonable y que puede resultar muy elegante.