Esta temporada también hay tendencias marcadas en los complementos. Pero los bolsos se adaptan a nuestras necesidades para cumplir con su principal cometido: ser útiles.


Decía hace no demasiado tiempo la diseñadora Carolina Herrera que estaba en contra de las tendencias y también que “el estilo no es sólo lo que usas, sino también lo que proyectas”. Y los complementos son el ejemplo perfecto de eso que afirmaba, porque dan información sobre nuestros gustos, nuestro sentido de la estética, pero también de nuestro ritmo de vida. Por eso muchas veces hace falta tomarse un tiempo para elegir el bolso perfecto, ese que nos facilita la vida, va con todo y permanece en el armario temporada tras temporada. Estos son los bolsos que debes tener esta temporada.

En otras ocasiones solo necesitamos un detalle que ponga un poco de vida en los looks, que destaque y deje patente no solo que tenemos estilo, también que sabemos jugar con las formas y las proporciones, otra cosa a la que precisamente Carolina Herrera otorga mucha importancia a la hora de crear diseños y componer looks – “La moda es para complacer al ojo. Las formas y proporciones son para el intelecto”, decía en Harper’s Bazaar hace un tiempo-.

Los bolsos perfectos según la temporada

Así pues, a la hora de seleccionar el mejor complemento hay que tener en cuenta tres cosas básicas: el estilo, la función que va a cumplir y, si es una buena inversión a nivel económico. El bolso elegido tiene que ir con nuestra forma de vestir habitual, con lo que tenemos en el armario y con lo que solemos elegir para un determinado momento.

Ahí entra la segunda cosa importante: la funcionalidad del bolso. Si es para el día a día lo mejor es apostar por bolsos de grandes dimensiones, tipo shopper, en los que entre un poco de todo. En cambio, para momentos festivos, los clutch son el toque perfecto para rematar el look. Y por, último, valorar si la pieza elegida se ajusta a nuestras pretensiones.

Las tendencias de esta temporada

Una vez mirado esto, hay quien opta por diseños clásicos, que son infalibles temporada tras temporada, pero también quien quiere hacer un guiño a lo que se lleva estos días. Y por suerte, se lleva casi todo. No hay límites en los tamaños de los bolsos, solo dependerá del uso que vayamos a darle, aunque eso sí, la tendencia es a los extremos, desde un bolso joya mínimo hasta un Tote de grandes dimensiones.

En cuanto a los colores, la tendencia es a los marrones, negros y granates, pero también tienen cabida los que tienen toques brillantes y un diseño que salga de lo habitual. Hasta los flúor se cuelan en el armario de los más atrevidos en un otoño invierno en el que la funcionalidad se impone sobre la estética.