Tras muchos contratiempos Anabel Pantoja va a celebrar la gran fiesta de su boda. Su vestido de novia es el secreto mejor guardado y lo más esperado


Nunca la celebración de la fiesta de una boda ha protagonizado tantas crónicas y horas de televisión. Ni la propia Anabel Pantoja, a pesar de su popularidad, se podía imaginar que su enlace con Omar Sánchez iba a ser un camino tan lleno de contratiempos. Comenzó con un aplazamiento debido a la pandemia, con un cambio de escenario, de su Sevilla natal a la isla canaria de La Graciosa, con la ausencia de algunas de las personas más importantes de su vida como su tía Isabel Pantoja y ha terminado con el fallecimiento de su abuela, doña Ana Martín, el pasado 28 de septiembre, que ha vuelto a trastocar todos los planes. Por este motivo su primo Kiko Rivera ha decidido no acudir a la celebración y tampoco estará su mujer, Irene Rosales. Pero la influencer ha seguido con sus planes y hoy se vestirá de novia para celebrar la gran fiesta, junto a algunos de sus familiares y amigos más cercanos. Y ahora es precisamente su vestido de novia lo más esperado.

Anabel  y Omar ya son marido y mujer. Se casaron en el pasado 17 de septiembre en el Ayuntamiento de Pozo Izquierdo, la localidad de Gran Canaria donde vive la pareja. Ahora ha llegado el momento de la gran celebración, una fiesta que se ha visto empañada por los últimos acontecimientos, pero que la colaboradora de televisión no ha querido anular. Al contrario, con ella quiere hacerle un homenaje a su abuela y vestirse de blanco como era su deseo.

Un vestido de novia muy especial

La propia Anabel escribía en sus redes sobre este deseo de su abuela: «Gracias por dejarme ser tu nieta, por formar parte de la historia de tu vida y por darme tantos momentos que nunca jamás olvidaré. Ahora más que nunca conmigo, después de 35 años me visto de blanco, sé que estarás ahí y viendo si me queda bien o cómo estoy ‘peiná’ te siento! Nos has dejado muy vacíos, pero muy llenos de ti. Tu gorda que te adora, para siempre».

Un vestido de novia que ha llegado de Nueva Zelanda. Porque Anabel no ha recurrido a las tradicionales firmas nupciales de nuestro país, ni a un gran diseñador. Su traje lleva la firma de Rue de Seine, una marca especializada en moda nupcial con marcado estilo boho. Sus originales diseños están repletos de encajes, bordados, transparencias, escotes de infarto y espaldas totalmente al aire. Vestidos cut-out, mangas abullonadas o flecos son algunos de los detalles tendencias de estos modelos.
Los precios están en el rango de los 3.000 a los 4.000 euros.

Hemos buceado en la web de la firma y elegido los vestidos que más encajan con Anabel y con el lugar de la celebración. Alguno de estos vestidos podría ser el elegido para el gran día.