Sarah Ferguson y Belén Esteban tienen algo en común: una chaqueta de lo más original que ambas han lucido en los últimos tiempos.


Ha sido toda una sorpresa. No tanto el hecho de que Sarah Ferguson haya reaparecido como la coincidencia estilística con un personaje público más que insospechado. Porque la duquesa de York ha reaparecido estos días en un acto en Londres con una prenda que ya habíamos visto antes en España: una chaqueta que ya llevó hace unos meses ni más ni menos que Belén Esteban.

Una chaqueta, dos mujeres distintas

La exmujer del príncipe Andrés acudió estos días a los premios LGBT en la capital inglesa, unos galardones que pretenden reconocer la labor y el compromiso de diferentes personas y organizaciones británicas con la comunidad LGBTIQ+ y lo hizo con su mejor sonrisa… y sus mejores galas.

Para la ocasión Ferguson eligió una chaqueta de lo más original que, como decíamos, aquí ya habíamos visto antes. Se la había puesto Belén Esteban para escenificar ese gran paso en su vida profesional al convertirse en una empresaria de éxito.

Una empresaria de éxito

El cambio de estilismo de reina de los platós a los ‘looks working girl’ fue un hecho coincidente con el lanzamiento de su línea de gazpacho y salmorejo que, por cierto, se agotó en un muy poco tiempo.

La chaqueta que estos días luce Sara Ferguson se la había puesto Belén como parte de uno de esos ‘looks’ más formales. La descubrimos gracias al estilista Manuel Zamorano, responsable de grandes looks en nuestra revista. ‘La princesa del pueblo’ posó junto a él en su salón de belleza y nos dejó una imagen de la Esteban un estilismo impecable.

Una pieza de lo más original

La blazer es arriesgada: está a medio camino entre el traje sastre y la tendencia de las casacas militares y tiene tanta personalidad, que lo complicado es combinarla bien. La firma que está detrás de esta pieza es The Extreme Collection, aunque no se trata de una de las piezas habituales de la marca, sino que forma parte de una colaboración especial que en su día realizó Pelayo Díaz.

Belén Esteban supo cómo combinarla a la perfección. Una camiseta blanca básica y unos vaqueros dejan todo el protagonismo a una prenda creada para centrar la atención del estilismo. En el caso de Sarah Ferguson, optó por un vestido azul marino. Esta prenda no compitió en colores con la chaqueta, pero quizá hubiera estado más acertada si el escote hubiera sido redondo o cuadrado en vez de a pico.