Aunque nos puede parecer la tendencia menos práctica, Violeta Mangriñán es otra de las muchas celebrities que se han apuntado a las sandalias en invierno


El invierno ya está aquí, pero hay quien no le tiene miedo a las bajas temperaturas. Incluso los hay que apuestan por prendas que para otros son de otra época. Incluso por las sandalias, como ha hecho Violeta Mangriñán. Así, mientras unos sacan abrigos, botas y bufandas del armario, ella apuesta por un calzado que es de lo más veraniego pero que, desde hace un par de temporadas, también tiene sus versiones invernales (si es que eso es posible).

Violeta Mangriñán dice que las sandalias son también para el invierno

La pregunta que generaba la conversación la lanzaba ella misma en las redes sociales. “¿Sandalias en invierno?”, preguntaba en Instagram.  Afirmaba acto seguido que ella está rotundamente a favor. Tanto es así que, como prueba de ello, mostraba sus pies, en los que llevaba, para sorpresa de algunos de sus seguidores, unas sandalias.

Las suyas eran planas, con un poco de cuña y bien forradas de pelito. Pero ¿es suficiente para soportar las bajas temperaturas en los pies? Pues dependerá de la resistencia de de cada cual al frío -y de lo hábiles que seamos evitando constipados-. Porque lo cierto es que esta tendencia, la de hacer sandalias con borreguito para llevar en invierno llegó hace ya un par de temporadas y parecía algo pasajero, pero hay quien, como Violeta, ha seguido utilizándolas.

Una prenda que ya no es estacional

De hecho, casi todas las marcas siguen teniendo algún modelo, aunque en algunos casos, existe la duda razonable de pensar que se traten de diseños más para disfrutar y lucir en casa que para pasear por la calle, por mucho que incluyamos un calcetín grueso en la ecuación.

En el caso de Violeta, las luce además sin nada. Así podemos ver una pedicura más que bien hecha pero también gran parte del pie que queda desprotegido. Y eso contrasta y mucho con una época en la que ya no es que se vean más zapatos cerrados, es que el calzado estrella son las botas.

Mangriñán es capaz de dar una de cal y una de arena, porque un día se calza las botas y al siguiente, las sandalias. Y además para un paseo en el día a día. Porque es cierto que, aún en invierno, suele ser más habitual ver sandalias en los grandes eventos, esos que se celebran a puerta cerrada.

Pero ahora, para ser cool, además de con los vestidazos también se pueden llevar las sandalias con cualquier look de Street style. La clave es que sean bajas y estén forradas o lleven mucho pelito, como si fueran de peluche. Eso sí, no son aptas para quienes viven entre octubre y marzo con los pies siempre fríos, o aquellos sensibles a los cambios de temperatura, so pena de pillar un buen resfriado.