Comprar el bañador perfecto no es tarea sencilla. Aquí te hacemos la guía definitiva para que tengas muy claro cuál es el tuyo según tu cuerpo


Este año nos hemos quedado sin «operación biquini». Los casi dos meses encerrados en casa han hecho que los buenos propósitos de todos los comienzos de año para llegar en buena forma a la playa hayan quedado en nada. Nos hemos puesto hasta arriba de comer (no era cuestión de desperdiciar todos los bizcochos, panes y tartas que hemos aprendido a hacer durante la cuarentena) y, si somos sinceras, no hemos sido demasiado constantes en el deporte. Por eso, este verano todavía más que nunca, elegir el bañador adecuado va a ser mucho más importante.

Aunque te parezca imposible después de todo lo que ha pasado, los primeros días de playa y piscina están a la vuelta de la esquina, de hecho, muchas famosas como Paula Echevarría o Laura Matamoros ya nos han dado envidia. Con las precauciones debidas, parece que este verano finalmente sí vamos a poder disfrutar del mar y a lucir tipo. Porque aunque hayamos ganado algunos kilos y ya no tengamos tiempo para quitárnoslos, las prendas de baño pueden venir a rescatarnos… Sobre todo ese bañador diseñado específicamente para ello.

¿Pueda una solo prenda remodelar nuestra figura? La respuesta es sí. Porque son capaces de disimular tripa, marcar más la cintura, realzar el pecho, disimular caderas… Desde los materiales, a los cortes y colores, todo está pensado en ellos para ayudarnos a optimizar la silueta.
Tómate tu tiempo antes de decidirte por uno, y para que tengas las cosas claras te damos las claves de todo lo que debes saber antes de comprar el de esta temporada.

Un bañador para cada cuerpo

Para disimular pecho
Elige bañadores con tirante ancho y que tengan aros o con refuerzo por debajo del pecho. Favorecen especialmente los que tienen el escote en uve.

Para disimular una espalda ancha
Son ideales los de escote asimétrico porque consigues distraer la atención de la zona de los hombros y la clavícula.

Para alargar piernas
Debes comprar el bañador muy escotado de pierna, precisamente para favorecedor ese efecto óptico de hacerlas más largar. Fueron los bañadores tipo Los vigilantes de la playa que triunfaron en los 90.

Para acentuar la cintura
Son esos bañadores con cortes estratégicos, aberturas laterales o estampados en esa zona que ayudan a marcar la cintura.

Disimular abdomen
Bañadores con refuerzos específicos o drapeados que disimulan la tripa. También en estos casos el negro se convierte en el mejor aliado.

Para estilizar el tronco
Nada mejor que comprar un bañador de rayas verticales para que parezcamos mucho más estilizadas.

Disimular cadera
Son perfectos los de aire retro, bajos de pierna, y con estampados en la parte superior y tonos lisos y oscuros en la inferior.

Si tiene poco pecho
Hazte con un bañador con adornos en la parte superior como volante, cordones, lazos… para crear volumen.

Aquí te hemos hecho una selección con los bañadores que por sus colores, estampados y diseños van a conseguir realzar o disimular esas partes del cuerpo que nos gustan menos.