La Princesa Leonor ha vuelto a centrar todas las miradas en el acto de ofrenda al Apóstol en Santiago de Compostela. Así ha sido su look


A finales de agosto pondrá rumbo a Gales para iniciar una nueva etapa, tanto en el plano académico como en el vital. La Princesa Leonor estará dos años lejos de su familia estudiando el Bachillerato Internacional en el UWC Atlantic College, un centro en el que estudian 360 alumnos de distintos países y estratos sociales. Pero antes, todavía tiene un verano muy especial junto a sus padre, los reyes Felipe VI y Letizia, y su hermana la infanta Sofía, que una parte disfrutará como es tradición en Mallorca. Aunque antes de que lleguen las deseadas vacaciones, la Familia Real está teniendo una apretada agenda de trabajo, donde la Princesa y la Infanta están teniendo un gran protagonismo.

Después de presidir la entrega de los Premios Princesa de Girona, cancelados el año pasado por el coronavirus, y visitar con su hermana el Hayedo de Montejo, la Princesa Leonor ha viajado con sus padres y su hermana a Santiago de Compostela para presidir la tradicional ofrenda al Apóstol en la  Praza do Obradoiro, coincidiendo con el Día de Galicia y con el Año Xacobeo.

El look de Leonor en la tónica de sus últimas salidas

En los últimos actos a los que ha acudido hemos podido comprobar el cambio de la Princesa Leonor. Un armario propio de una adolescente, donde las firmas low cost más demandadas, como Zara o Mango, conviven con otras marcas menos masivas y de precio medio como Vogana, Bgo & Me o Poète, para las ocasiones más especiales. La Princesa de Asturias se decanta por los diseños más clásicos, pero siempre perfectos para el papel que representa. Su condición de heredera al trono hace que todas las miradas estén puestas en ella y se pueda tomar menos licencias que su hermana pequeña.

La condecoración del Toisón de Oro como única joya

Para acudir al acto en Santiago de Compostela, la Princesa de Asturias eligió un sencillo vestido en un favorecedor fucsia, con las mangas al codo con pequeños frunces, corte en la cintura y falda ligeramente evasé. Un modelo que igual peca de demasiado soso, pero lo soluciona eligiendo el color fucsia, uno de los más favorecedores y tendencia. En el pecho llevaba prendida la condecoración del Toisón de Oro.
Además, acertó plenamente al combinarlo con los salones  destalonados de tacón medio en nude, de Carolina Herrera, que ya le hemos visto en varias ocasiones, pero que eran un poco complicados para caminar por el empedrado de la plaza.
Para el peinado optó por uno de sus clásicos, la melena lisa con un semirecogido. Un look nada llamativo, pero perfecto, en la línea habitual de todos sus estilismos.

En los próximos días la familia se trasladará al Palacio de Marivent en Palma de Mallorca. Durante las vacaciones los looks se relajan, y vemos la imagen más fresca de Leonor con abarcas o zapatillas de esparto, shorts y vestidos de aire ibicenco. ¡Ya estamos deseando ver su maleta de este año!