La princesa de Suecia ha retomado su agenda laboral y ahora, a cada uno de los actos a los que acude, lleva un vestido de flores. ¿Casualidad u obsesión?


Estamos a punto de cambiar de mes (y de estación del año) pero Victoria de Suecia parece no querer cambiar de look. La princesa de Suecia ha sido una de las primeras royals europeas en volver a abrir su agenda para retomar sus compromisos oficiales. Después de uno de los veranos más atípicos de los últimos años, marcados directamente por la emergencia sanitaria de la COVID-19, la monarca sueca apareció hace una semana para volver manos a la obra. Y lo hizo con uno de un estilismo tan chic como acertado. La royal conoce a la perfección cuáles son las tendencias de esta temporada y, aunque son muchas, ella tiene claro cuál es su favorita. A ella la hemos visto con blezers de colores, lucir alguna que otra camisa de mangas abullonadas y hasta se ha dejado ver con prendas repletas de brillos. Sin embargo, en su vuelta al cole particular hemos descubierto cuál es su verdadera obsesión: los vestidos de estampado floral.

Si te paras a analizar durante un segundo sus últimas apariciones públicas, llegarás a la misma conclusión que nosotras y es que los últimos cinco looks de Victoria de Suecia dejan claro que ella tiene cierta predilección por los vestidos de flores. Ya sea para reunirse con representantes de la hostelería escandinava o para celebrar su 43 cumpleaños, la heredera de la corona sueca está aprovechando los últimos días de buen tiempo para vestir modelitos con estampados de flores. Y lo cierto es que, aunque pueda parecer monótono, este singular estampado tiene tantas formas, colores y variedades que es imposible cansarse de él.

Flores para su vuelta al trabajo

Victoria de Suecia, aunque suele ser de las royals más discretas, siempre viste según las tendencias. Sin embargo, cuando hay algo que le gusta, no hay quien se lo quite de la cabeza. Su obsesión por las flores es indudable pero también envidiable. Y es que la futura reina de Suecia tiene un especial buen gusto a la hora de elegir sus vestidos florales. Todas las marcas que suele vestir, como buena embajadora de su país, son suecas; pero las hay de todos los precios y estilos. Tan pronto la podemos ver con firmas de semilujo como Tiger of Sweden o Rodebjer, como consigue enamorarnos con un vestido de la colección Concious de la cadena sueca H&M. De todos los precios, colores y formas, los vestidos de flores son un básico en el armario de Victoria de Suecia. A las pruebas nos remitimos.