La moda comfy arrasa esta temporada. Irene Rosales ha sido la última famosa en mostrarnos que con un chándal, además de cómoda, se puede ir súper estilosa


Si algo nos dejaron claro los meses de confinamiento la pasada primavera y este comienzo de otoño, donde volvemos a tener que pasar más tiempo en casa, es que en nuestro armario no deben de faltar las prendas más cómodas y confortables. La moda también se ha apuntado a esta tendencia y desde las firmas más exclusivas a las marcas low cost como Mango o Zara, y pasando por la gama media, como Massimo Dutti, apuestan en sus colecciones por este tipo de diseños. Un estilo que están abrazando todas nuestras celebrities, aunque ahora nos vamos a detener en el sencillo look que ha llevado Irene Rosales y que nos ha conquistado.

La tendencia comfy, esa que podemos usar tanto dentro como fuera de casa combinando la máxima comodidad de las prendas holgadas y de los tejidos suaves, pero sin perder estilo, no puede gustarnos más. Jerséis y pantalones anchos, sudaderas, joggers… en algodón o de cálido punto y en los colores más suaves. Y, cómo no, el eterno chándal. Porque es la prenda que hace mucho tiempo que ha dejado de ser el look de gimnasio para inundar el street style, y ahora más que nunca.

Irene Rosales apuesta por el rosa y el punto

Son tendencia los diseños más deportivos y los deluxe, pero nos ha encantado la sencillez de la elección de Irene Rosales. Un chándal de punto en rosa bebé, con la sudadera con capucha y el pantalón con puño, que ha combinado con las clásicas sneakers en blanco. El look más básico y cómodo posible, y a la vez con mucho estilo. Es de la firma Closet y su precio es de 52,90 euros.

Irene ha optado por la versión más clásica, pero hace unos días también veíamos a Virginia Troconis en su casa con el que considerábamos «el chándal más bonito» y ahora no sabemos con cuál de las dos quedarnos. Pero lo que sí tenemos muy claro es que tanto para estar en casa como para salir a la calle con un aire casual es la prenda más efectiva que podemos llevar.

Están siendo unos días duros para Irene Rosales, tras la confesión de los coqueteos  de su marido, Kiko Rivera, a los que se suma su bajo estado de ánimo, según confesó en Sábado Deluxe. A todo se une los problemas de salud de su padre, pero la colaboradora de Viva la vida sigue manteniendo su actitud fuerte y de apoyo total a su familia como ha hecho siempre.