La Princesa de Asturias es la gran protagonista de una celebración en la que está eligiendo unos estilismos de lo más favorecedores, como el vestido azul que ha lucido en la recepción a los premiados en el hotel de la Reconquista de Oviedo.


Su llegada era lo más esperado. Como no podía ser de otro modo, la heredera al trono es la gran protagonista de los premios Princesa de Asturias, pero este año la expectación por su presencia era máxima, y Leonor está sabiendo brillar gracias a su buen hacer y a looks que dejan patente que ya tiene claro cual va a ser su estilo a la hora de vestir en los actos oficiales.

En el segundo acto de los premios, la audiencia con los galardonados, la Princesa se decantó por un vestido de tono azul grisáceo largo hasta la rodilla de la firma Vogana. De manga corta y con frunces tanto en la zona de la cintura como en las mangas, esta vez el diseño iba ajustado a la cintura. Además, dejaba una falda con un pequeño vuelo que resultaba muy discreto y favorecedor al mismo tiempo. Un vestido que ya le habíamos visto con anterioridad, concretamente el pasado mes de junio en las condecoraciones de la orden del Mérito Civil, en el Palacio Real.

Un estilo propio para la Princesa de Asturias

La princesa recibió, junto a sus padres, los Reyes Felipe y Letizia, y su hermana, la Infanta Sofía, a los presidentes de los jurados, los miembros de los patronatos y a los premiados en el hotel de la Reconquista de Oviedo. Así, tiene lugar un encuentro distendido con algunos de los galardonados. Entre ellos están este año el escritor Emmanuel Carrère, o los científicos Uğur Şahin y Özlem Türeci, que forman parte del equipo que han contribuido al desarrollo de las vacunas. Es la antesala de la entrega, que tiene lugar en teatro Campoamor de Oviedo.

En ese encuentro previo Leonor volvió a mostrar que apuesta por una mezcla entre lo clásico y un toque juvenil, como corresponde a su edad. Lo hace con prendas de tejidos que van desde los más fluidos, como el que llevó la jornada anterior a diseños más ceñidos, con telas más elásticas, como el de esta mañana. Ambos los acompaña con zapatos de tacón kitten, muy cómodo para asistir a este tipo de actos.

De hecho, tanto la princesa de Asturias como su hermana se decantaron por los mismos zapatos que habían llevado la noche anterior. Así, mientras Sofía apostaba por unas manoletinas bajas firmadas por Martinelli, Leonor lo hacía por unos zapatos con puntera de pico, en tono nude, destalonados y con este tacón tan tendencia y tan favorecedor.

Una visita de lo más esperada

Este ha sido el segundo acto en el que hemos podido ver a la joven, que es, sin duda, la gran protagonista de estas jornadas junto a los premiados. Leonor viajó desde Gales, donde está estudiando el bachillerato en el UWC Atlantic College el pasado jueves para asistir a una entrega de premios que está siendo muy especial para ella.

En primer lugar, porque después de unas semanas sin verla, el reencuentro familiar era de lo más esperado y en segundo lugar porque está acudiendo por primera vez a algunos de los actos que rodean los premios, como el concierto previo, que tiene lugar cada año en el Auditorio Palacio de Congresos Príncipe Felipe de Oviedo.