La influencer, que se retiró hace unos días de las redes sociales, ha vuelto a Instagram para darnos envidia con sus estilismos y su viaje a Maldivas. ¡Y lo ha conseguido!


Después de unos días alejada de las redes sociales, Laura Escanes ha querido desconectar del todo yéndose a un lujoso resort en las Maldivas junto a Risto Mejide, su hija Roma y el hijo del presentador de televisión. Un viaje de ensueño que estamos convencidos de que le servirá (y mucho) para recargar las pilas, descansar y volver a la realidad como nueva. En estos días en el paraíso, la influencer ha vuelto a usar Instagram para ir compartiendo alguno de los planes que está haciendo junto a su familia y, para qué engañarnos, no podemos aguantar la envidia.

La modelo ha tenido una cita romántica en la playa a la luz de la luna, ha montado en moto acuática, se ha bañado en aguas cristalinas y ha visto lugares increíbles. Motivos más que suficientes para que desde aquí estemos envidiándola con todas nuestras fuerzas. Sin embargo, y por si fuera poco, ha eso le ha añadido algunos de los mejores looks que hemos visto este verano. ¡Y es que está guapísima en todas las fotos que ha subido!

Antes de darnos envidia con sus looks, Laura Escanes tuvo que abandonar las redes por culpa de la presión

La joven quiso compartir con sus seguidores una larga reflexión a través de su cuenta de Instagram. «Hace 10 días eliminé la aplicación de Instagram de mi móvil. Desde hace más de 6 años que nunca había hecho eso», comenzada explicando a sus fans. Y añadía que en ese preciso instante «necesita parar. Supongo que todos en algún momento necesitamos parar». A pesar de que prefirió no ahondar en la razón principal de su malestar, sí que se atrevió a dar algunas pinceladas de lo que le está ocurriendo. «No os voy a mentir, he pasado épocas mejores. Hay muchas batallas que no cuento por aquí, supongo que para proteger a los míos, para protegerme a mí»; explicó.

Sin entrar en muchos detalles, sí dejó claro que durante el último año ha pasado por «momentos de mucha debilidad, muchas dudas sobre infinitas cosas y muchos miedos». Y agradeció a las personas que han estado ahí para apoyarla. «A mi amor, por aguantarme cuando no me aguanto ni a mí misma. Y supongo que gracias a mí, por haber mostrado las debilidades cuando así lo sentía. Mostrar que no siempre somos fuertes, nos hace fuertes. Así que poco a poco, no hay prisa»; escribía. Un claro ejemplo de que no todo lo que se ve en Instagram es real. Esperamos de corazón que estos días en Maldivas le estén sirviendo para desconectar. ¡Y que siga dando envidia porque a nosotras nos encanta!