La mujer de Kiko Rivera se ha ido de escapada al norte y ha encontrado al compañero de viaje perfecto. Este es el chaleco que Irene Rosales ha escogido para estos días de cambios de temperaturas.


Ya lo anunciaron algunas influencers con otras versiones, pero el chaleco se ha convertido en una de las prendas que no pueden faltar en nuestro armario este otoño. Irene Rosales ha tomado buena nota y se ha hecho con una versión de esta prenda que además ha llegado con fuerza precisamente por su utilidad en una época en la que las temperaturas pueden ser de lo más cambiantes.

Un chaleco para el tiempo del norte

La mujer de Kiko Rivera viajó al norte estos días para desconectar de todo junto a sus amigas y eligió para el periplo precisamente un chaleco acolchado de color blanco que es uno de los must de la temporada. Irene Rosales dejó su amada Sevilla para disfrutar de unos días en La Coruña y como el tiempo gallego en estas fechas puede distar y mucho del de la capital hispalense, la nuera de Isabel Pantoja se llevó algunas prendas de abrigo.

Entre ellas estaba este chaleco con relleno que seguro que le sirvió para evitar resfriarse cuando bajaron las temperaturas. Ahora quienes quieran copiarle la idea, lo van a tener más que fácil, porque esta temporada hay versiones de esta prenda, de tipo anorak, en casi todos los colores y formas.

Low cost y de temporada

El elegido por Irene Rosales es además de Zara, que esta temporada tiene esta prenda en distintos colores y versiones. El de Irene cuesta 39,95 € y aún está disponible en casi todas las tallas, pero tiene otros diseños, sin capucha, con botones o incluso en clave más seria, no tan de abrigo, para complementar con pantalones o darle un punto distinto al conjunto.

Otras firmas de la misma línea, como Mango o Uninqlo tienen esta temporada prendas con un corte similar: con acolchado y preparados para mantener la temperatura corporal y proteger de la lluvia y largos que llegan hasta la rodilla. Sin duda una elección acertada en tiempos revueltos.

Y es que eso es lo que está viviendo Irene Rosales estos días, porque el clima gallego suele ser cambiante. Aunque parece que la tormenta la rodea estas semanas, y no solo climatológicamente hablando. Pero, por suerte, mientras la guerra mediática en el clan Pantoja continúa, ella ha sido capaz de poner tierra de por medio, abstraerse de todo e irse a desconectar junto a sus amigas a la otra punta del país.