Cada vez que Isabel Preysler pone un pie en la calle nos asegura un look elegante y chic al que no podemos resitirnos, en esta ocasión la hemos visto vestiendo un look camel acompañando al ganador del Premio Nobel, Mario Vargas Llosa a una corrida de toros en Illescas.


Isabel Preysler es una experta aunando comodidad, estilo y moda por eso en este fin de semana ha optado por pantalones acampanados color camel en lugar de vestido; una chaqueta de cuadros con un abrigo tres cuartos en el mismo color por encima. La madre de Tamara Falcó  ha dejado a un lado las alfombras rojas para disfrutar del día con Mario Vargas Llosa, con un look más casual y desenfadado, pero elegante y sin perder un ápice del estilo que le caracteriza.

El plan de fin de semana no fue otro que pasar una tarde de toros en Illescas, en el mismo lugar donde contrajo matrimonio hace 50 años con Julio Iglesias. Tantos años después, vuelve acompañada, pero de la mano de otro hombre y luciendo igual de espectacular que entonces.

Isabel Preysler no se desprende del camel, aunque es un color más otoñal ella lo luce estupendamente en los días nublados

El look de la exmujer de Carlos Falcó estaba conformado por una chaqueta de cuadros con cierre en cadena dorado, que cubría un jersey de cuello cisne marrón chocolate; un abrigo camel tres cuartos sobre los hombros y unos pantalones acampanados de tiro alto que, como os decimos últimamente son tendencia y acaparan todas las miradas nostálgicas de volver a ver esta prenda que tiempo atrás fue un escándalo.

Para completar el look, Isabel decidió escoger un bolso de solapa en color teja que combinaba genial con los tonos tierra del outfit. Aunque por el estilo acampanado de los pantalones no podemos ver con claridad los zapatos que usó, se intuyen unos stiletto de punta marrón no muy altos en el mismo tono que el jersey de cuello vuelto. Para darle un toque chic al look Preysler adornó sus orejas con unos pendientes de tipo aro en dorado.

El pantalón acampanado estiliza la figura si llega hasta el suelo, creando un efecto óptico de piernas más largas

El icónico peinado de  Preysler no defrauda. El pelo castaño liso con raya en medio siempre está perfecto y brillante; del mismo modo, Isabel escoge un maquillaje natural, clásico, con algo de sombra en tonos tierra en el párpado móvil y polvos matizantes para los brillos.

El premio Nobel también fiel a su estilo la acompañaba en el look con una blazer en el mismo color que su novia; además, bajo la americana se veía una camisa de cuadros que se parecía mucho a los cuadros que llevaba su compañera de aventuras. Sin duda, los dos enamorados pasaron una tarde en la plaza de toros estupenda.