Abrimos el atrevido y colorido armario de Eugenia Martínez de Irujo en el que abundan los estampados geométricos.


Pocos miembros de la aristocracia pueden presumir de contar con un estilo tan personal como el de Eugenia Martínez de Irujo. La duquesa de Montoro tiene un gusto por la moda inconfundible. Es tan ecléctico que en ocasiones se convierte en hipnótico. Color a raudales, estampados potentes, combinaciones explosivas… Abrimos el atrevido armario de la hija de la siempre recordada duquesa de Alba.

Si hay que destacar algo de su estilismo es que abarca la casi totalidad gama cromática. Rojos, verdes, amarillos… no se amilana ante los tonos más atrevidos. Todo lo contrario, su vestidor es una auténtica oda al color, algo que lo convierte en muy juvenil. Es osada a la hora de elegir sus looks, otro de sus puntos fuertes, demostrando que la moda es una intensa forma de expresión. Otra de sus claves son sus estampados. ‘Print’ geométricos con reminiscencias setenteras, flores que aportan un estilo muy hippie o lunares cuando toca ponerse flamenca. La aristócrata inspira siempre y, lo que es mejor, nunca pasa desapercibida.

La guía de estilo de Eugenia Martínez de Irujo

Para las ocasiones más importantes, esos compromisos de alfombra roja, deja sus looks más elegantes, también con un perfil más clásico. Aunque hay que recalcar que le gusta sorprender, innovar y estar pendiente de las tendencias. Nuevamente nos rendimos ante un vestidor único, totalmente ecléctico en el que la duquesa de Montoro disfruta combinando prendas distintas. El resultado son looks muy frescos. A sus 53 años, sabe mejor que nadie cómo utilizar la moda para que sea fiel a su personalidad. Adora el arte y eso se nota a través de sus propuestas innovadoras.

Otro de los detalles que definen su estilo es que aúna de la mejor de las maneras comodidad y modernidad. Los estampados geométricos son un ‘must’ en su armario y los lleva en muy distintas maneras: desde trajes dos piezas hasta vestidos. Un ‘print’ que nos hace viajar en el tiempo transportándonos a la década de los 70, una de su preferidas, con la que reinventa las tendencias de la época. No en vano, apuesta normalmente por los estampados más psicodélicos, las prendas acampanadas y las flores.

Le gusta la moda y eso se nota. Está atenta a las tendencias, pero no se deja guiar en exceso por ellas. Solo la veremos apostar por aquellas que se adaptan mejor a su personalidad. Su diseñadora fetiche es Teresa Helbig en quien confía para sus actos más destacados: desde la presentación de su última colección de joyas a la mejor alfombra roja cinematográfica. Es entonces cuando la veremos en su versión más femenina, de largo, con diseños que cuentan con un componente muy chic, pero también con un toque rebelde que la define a la perfección.