Virginia Troconis ha demostrado que ella tiene buen gusto hasta para ir en chándal. ¿Que no nos crees? Mira su maravillosa elección.


No hay nada mejor que abrir la puerta, dejar las llaves en el platito de la entrada o colgadas en la pared y descalzarse; quitarse los pantalones o el vestido, desabrochar el sujetador y vestirse con algo ancho y confortable. Ese placer lo hemos experimentado todas, incluida  Virginia Troconis que, como toda hija de vecino, lo primero que hace al legar a casa es descalzarse y ponerse cómoda. Aunque algunas optan por el pijama, que evita que nos tengamos que volver a cambiar para irnos a la cama pero con el que no estamos especialmente presentables si viene una visita inesperada o si el repartidor de Amazon toca al timbre; otras como la venezolana prefieren el chándal para ir de la cocina al salón. Y en el caso de la mujer de Manuel Díaz, ‘El Cordobés’, no puede ser más bonito.

Virigina Troconis ha querido retratarse delante de sus casi 200 mil seguidores en Instagram de la manera más natural, mostrándose tal y como ella es cuanto está en la intimidad de su casa. La modelo más taurina (con el permiso de Eva González, que ya es más presentadora que maniquí) opta por ir cómoda pero sin perder ni un ápice de estilo entre sus cuatro paredes. Para ello hace uso del chándal más bonito y fashion de la temporada; un conjunto tan acertado como comfy que le permite pasar la tarde tumbada en el sofá, hacer yoga, la comida o algo de jardinería y estar estupenda en el caso de que le toque hacer anfitriona exprés. ¡Una prenda todoterreno para las mujeres más polifacéticas!

El chándal más cómodo es también el más bonito

El chándal Virginia Troconis no puede ser más bonito pero lo cierto es que en su armario, pocas prendas no lo son. En este caso, esta prenda deportiva que ella usa tan cómodamente para estar por casa es un conjunto de dos piezas de la firma italiana MVP Wardrobe. Con pantalones tipo jogger en color color blanco con detalle acolchado en tono camel a cada lado, combina a la perfección con la sudadera. También de color blanco, con estructura malva, roja y verde oliva y con gran capucha, la sudadera es tan caletita como especial. Y es que es difícil encontrar prendas de deporte tan sumamente elegantes.

Para estar por casa, la modelo lo lleva completamente descalza, con una pedicura en color borgoña que sienta divinamente en los meses de otoño. Ay, Virigina, qué mona vas siempre.