Belén Esteban sacó su mejor versión para acudir a un acto de la fundación Querer, de la que es madrina y triunfó gracias a un traje rojo y una coleta xl.


Belén Esteban ha logrado tener un estilo propio. La colaboradora televisiva además ha encontrado la forma de ir cómoda y bien vestida a los actos que la llevan a posar ante lo fotógrafos, y estos días lo ha logrado gracias a un traje rojo que le sentaba estupendamente.

Una cita solidaria

La colaboradora de Sálvame es, desde hace cerca de cuatro años, una de las madrinas de la fundación Querer, dedicada a la investigación, la educación y la concienciación social para ayudar a niños con necesidades educativas especiales derivadas de enfermedades neurológicas. La Fundación organizaba una cena en la que se dieron cita algunos de los padrinos y unos cuantos invitados que están especialmente sensibilizados con la causa y Belén Esteban no podía faltar.

No lo hizo, y además eligió para vestir un traje de The Extreme Collection, una firma que está estrechamente sensibilizada y vinculada con el trabajo de la fundación Querer, ya que en más de una ocasión han sacado colecciones especiales con fines solidarios.

La mano del experto

Belén conjuntó el traje con una camiseta lencera de color negro. Terminó el conjunto con unos zapatos de color dorado firmados por calzados Fanjul y un clutch del mismo tono que encajaba a la perfección con el conjunto. Para el cabello se decantó por un recogido sencillo: una coleta extra larga y pulida cerrada.

Todo era obra de Manuel Zamorano, el estilista de confianza de Belén y de muchas celebrities, que ya le tiene tan bien cogida la medida a Esteban que es capaz de dar en la diana con sus ideas. El peinado completaba el look dándole un punto de sobriedad que redondeaba el conjunto aportándole sofisticación.

Un evento para reencontrarse

Así Belén fue una de las mejor vestidas de un evento en el que además de poner su granito de arena para ayudar a los más pequeños, se reencontró con amigos como Eugenia Martínez de Irujo, anfitriona de la cena. La duquesa de Montoro se decantó por un vestido negro con ribetes dorados que resultaba de lo más favorecedor posó con Belén Esteban para una foto que más tarde Belén Esteban compartió.

Esa instantánea puso de relieve una amistad que muchos desconocían  y que poco después Belén contó cómo había comenzado. Y viene desde hace unos cuantos años. Contaba Esteban que ella había estado en su boda y que su amistad comenzó cuando estaban las dos embarazadas, pero que habían retomado su cercanía hace cinco o seis años. Una buena amistad que perdura con el tiempo.