Ya están aquí las vacaciones, y con ellas el momento de enfundarte el bañador. Te damos las claves para que elijas el que más te favorece


Ha llegado el momento de lucir cuerpo en la playa y ponernos la prenda que tanto tememos durante todo el año. Y este 2021 todavía puede resultarnos más complicado. En el verano de 2020 prácticamente no pudimos pisar la playa, y ahora, después de todo este tiempo de confinamiento, vida diferente, menos ejercicio e, incluso, menos cuidados, nos encontramos ante el espejo probándonos los bañadores que vamos a meter en la maleta de vacaciones. Pero, ¿puede solo una prenda como esta disimular defectos o realzar la parte de nuestro cuerpo que más nos gusta? La respuesta es sí. Si sabes elegir el diseño y el color adecuado. Por eso, te vamos a dar las claves que tienes que tener en cuenta a la hora de comprar un bañador y sea el que más te favorezca pasados los 40 años.

El biquini es la prenda más cómoda para tomar el sol, sin embargo, no hay duda alguna de que el bañador es la prenda más elegante. Y especialmente, cuando ya has cumplido unos años, resulta mucho más favorecedor.

Las claves para elegir los bañadores que más te van a favorecer

¿Te preocupa elegir el bañador que vas a llevar este verano en tus vacaciones? Sigue las recomendaciones que te vamos a dar y te resultará mucho más fácil. Pasados los 40 y los 50 debes tener en cuenta que hay cortes, formas y hasta tejidos especiales que van a ayudar a moldear tu silueta, realzar y disimular.

Si hablamos de color, tienes que tener claro que los bañadores monocolor estilizan más la figura. Pero no hace falta que debas recurrir siempre al clásico negro, los azules, rojos o naranjas son tonos muy potentes, que, además, favorecen mucho más cuando estás bronceada.

Tengas el pecho que tengas, con un bañador de escote en uve o cruzado vas  triunfar seguro. Hace que el cuello visualmente se alargue y parecerás más estilizada. Si tienes mucho pecho debes recurrir a las prendas con refuerzo y si, por el contrario, no tienes demasiado, los bañadores con volantes en el escote o tipo halter te van ayudar a dar un extra de volumen.
En el caso de las espaldas anchas, nada mejor para disimularlas que optar por los bañadores con escote asimétrico, aunque estos tienen el handicap de que tu pecho debe estar bien colocado en su sitio, porque la sujeción es menor en este estilo.

Para disimular la tripa opta por una pieza de baño con drapeados, frunces, lazo o algún detalle en la zona, que haga el efecto óptico para disimularlo. También encontrarás en el mercado bañadores con tejidos especiales y confeccionados con efecto corsé que moldean la silueta.

Además, el diseño de tu bañador puede hacerte la sensación de unas piernas más largas. Para ello nada mejor que volver a los diseños de los años 90, los llamados high leg (o lo que es lo mismo, de pierna alta).