Todos los ojos estaban puestos en ella. Ana Soria acudió por primera vez a la plaza a ver a Enrique Ponce en calidad de novia del torero y eligió el look más sexy


Aunque ya le había visto torear en otras ocasiones, esta fue la primera vez que Ana Soria acudió a la plaza como pareja oficial de Enrique Ponce. La expectación era total y sabía que todos los focos iban a ir hacia su persona, por eso la puesta en escena también tenía que estar cuidada hasta el más mínimo detalle.

¿Habría pensado la joven mucho el estilismo del gran momento o se decantó por lo primero que tuvo a mano? Nos inclinamos más por la primera opción, porque todas las veces que hemos visto Ana ha lucido unos looks estupendos.


La tradición dice que a los toros hay que ir muy bien vestidos, nada de ropa deportiva aunque estemos en verano. Pero el intenso calor de Huelva y el festejo celebrado al caer la tarde hizo que la mayoría de las presentes en el tendido optaran por vestidos largos relajados.
Ana cumplió con lo primero, pero no con lo segundo, ya que su opción bien podría ser ideal para un look de noche de lo más sofisticado. La elección de la joven fue un vestido lencero gris, de lo más sexy, toda una sorpresa en este tipo de eventos.

El vestido de Ana Soria para marcar la figura

Un vestido de raso que enmarcaba perfectamente su figura, con escote en uve, un frunce en el pecho y tirantes espagueti. Un estilo que es el elegido por muchas famosas para los looks de noche, pero que también las más atrevidas llevan para el día con complementos de inspiración militar o amplias prendas de lana.

La opción de Ana fue la mas convencional, con unas sandalias blancas de tacón medio ancho y un bolso caja metálico con apliques de perlas.

Como joyas eligió varias cadenas finas al cuello (una de ellas con una medalla) y un gran anillo con un piedra azul en el dedo índice de la mano derecha.