Amelia Bono ha encontrado la fórmula perfecta para darle un toque de color al día a día. Lo ha logrado con un look que además podemos replicar al detalle sin ningún tipo de problema.


Amelia Bono sabe cómo ponerle color a los días más grises. Y además hacerlo con un look todoterreno que se adapta a cualquier escenario, porque sus últimas elecciones van enfocadas, más que nunca a la versatilidad y a poder lucirlos de la mañana a la noche sin complicarse demasiado la vida.

A todo color bajo el cielo gris

La hija del exministro Bono ha apostado estos días por un estilismo que no puede ser más colorido y que seguro que será la elección perfecta para quienes necesiten un chute de energía en los días más oscuros del otoño.

El conjunto consta de un jersey rosa y unos pantalones verdes, dos colores que van a la perfección y que llenan de vida el look. Los detalles son los que hacen de este un outfit ganador. Empezando por el tejido del jersey, que va del punto en la parte central a las transparencias en la zona de las mangas.

Los pantalones tienen, además, varios puntos que los convierten en todo un acierto en cualquier armario fashionista. En primero lugar, el talle alta hace de ellos una buena forma de marcar tipazo, porque además van cerrados con un cinturón del mismo tono, lo que señala la cintura y estiliza la silueta. La forma del pantalón está pensada para que sienten bien, independientemente de cómo sean nuestras caderas.

Los detalles, la clave del conjunto

El punto final se lo dan los volantes en la parte inferior, que encajan si queremos dar un toque flamenco a nuestros estilismos. Tanto el jersey com ese pantalón tan original son de Uterqüe, la firma de Inditex que en breve acabará integrada en Massimo Dutti. Ambas prendas son de nueva temporada así que aún pueden encontrarse en varias tallas por un precio de 79 euros cada una.

Amelia Bono completa el look con un bolso amarillo, que se suma al colorido y un calzado de lo más cómodo: unas clásicas zapatillas Converse negras. Con ellas consigue rebajar un estilismo que, de otro modo, también estaría perfecto con unos zapatos de tacón, unas sandalias e incluso unas francesitas o unos mule.

Pero gracias a las zapatillas Amelia logra ese efecto de contraste que convierte lo que podría haber sido en un conjunto perfecto para una fiesta en un look de día de lo más cómodo. Para no tener que volver a casa y frenar la actividad.