Tic, tac… La cuenta atrás ha comenzado. Con el verano a la vuelta de la esquina, llegan los ansiados, y tan necesarios, días de playa. Jornadas al sol para desconectar y evadirse al máximo de un curso frenético y, por fin, romper con todo. Año tras año, los bañadores negros regresan como uno de esos básicos imprescindibles que perduran en el tiempo. También como uno de nuestros grandes aliados para estilizar al máximo nuestra silueta. Te proponemos diez modelos distintos con sus diferentes cortes, escotes y tejidos. Una lista que te ayudará a elegir el que mejor se ajusta a tu figura pasados los 50 años.

Desde el bañador negro más clásico, con tirante ancho y sin demasiados artificios, hasta uno ‘cut out’, una de las tendencias que está arrasando, y en versión asimétrica. Trajes de baño muy cómodos, con los que sentirse a gusto, y lo más importante, que favorecen y se adaptan a siluetas de mujer muy distintas. Sin duda, continúa siendo la prenda estrella que no puede faltar en tu maleta durante las próximas vacaciones. Además, sigue teniendo ese componente sofisticado ante el que se rinden numerosos rostros conocidos incluso iconos de la moda. De famosas a royals, han sido muchas las que lo han elegido para su descanso estival. Imágenes que ya son icónicas de Carolina de Mónaco o la recordada Diana de Gales, entre otras.

Bañadores negros que amarás

Para las amantes de los detalles, uno con volantes perfecto para dar un toque chic a una prenda cuyo máximo valor es la sencillez. Para las que quieren destacar, uno con un toque distinto y un ribete blanco en el escote. Todos tienen esos matices que los hacen tan diferentes para mujeres con un estilo propio. Los que tienen efecto moldeador te ayudarán a reducir tu figura, uno de los principales anhelos durante esta época del año, mientras que los que cuentan con drapeado lateral conseguirán disimular al máximo ciertos kilitos de más. Los que disponen de tirantes adaptables son ideales para ajustarlos a tu medida y que lo único que te preocupe es pegarte un refrescante chapuzón y enfrascarte en una buena lectura durante una cálida jornada. ¡A disfrutar!