«Me quedé dormida en la autopista». Así ha recordado la ‘influencer’ el episodio que pudo haber ocasionado su muerte y la de sus pequeños.


Verdeliss es una de las ‘influencers’ más conocidas de nuestro país. A través de las redes sociales, la navarra comparte con su 1,3 millones de seguidores sus experiencias como madre de siete hijos. Una situación excepcional que la ha convertido en un personaje de enorme interés para otras mamás anónimas que se inspiran en su capacidad para organizarse, su actitud positiva y la enérgica actitud con la que afronta cada jornada en familia.

Sin embargo, estar a cargo de una familia tan numerosa no siempre es tan fácil para ella. A veces fuerza demasiado la máquina y el cansancio le pasa factura. Es lo que le pasó hace un tiempo, una noche en la que iba en el coche con sus hijos. La fatiga hizo estragos en ella y tuvo un accidente de tráfico que casi le cuesta la vida: la suya y la de su prole.

«Me quedé dormida en la autopista»

La de Pamplona ha contado cómo sucedió todo en el programa ‘Las Uñas’ de Flooxer. Un programa en el que Sindy Takanashi les hace las uñas a las invitadas mientras las entrevista. “Noté que me empezaba a dormir y dije: ¡Ostras! En cuanto pueda, salgo. Pero no podía, era la autopista y no podía salir”, ha relatado, entre lágrimas. Nunca llegó a imaginar que el agotamiento la pusiera en una situación tan extrema. «Eran las 10.30 de la noche. Me quedé dormida en la autopista. Mi cuerpo terminó por reventar”. Así ha recordado cómo fue uno de los momentos más complicados de su vida: «Me choqué a 120».

En su angustioso relato, Verdeliss ha detallado que no recuerda cómo llegó a dormirse. De repente le despertó «un ruido a lo bestia, un golpe a lo bestia». Fue así como se dio cuenta de que el vehículo que conducía se había estrellado: «Imagínate… a 120… Me di contra la mediana”. Así se dio cuenta de que pudo haber perdido la vida.

“El coche empezó a dar tumbos y pensé: tengo seis niños detrás y los he matado… Fue un momento de pensar: ‘He matado a mis hijos por mis historias”. Afortunadamente, no sucedió nada grave y todos los que iban en el interior del coche salieron ilesos, pero aquella noche sigue grabada en su memoria. especialmente por su imprudencia que podría haber tenido graves consecuencias para sus hijos.