La ex finalista de la última edición de ‘Supervivientes’ ya tiene noticias sobre el juicio al que acudió a mediados de septiembre: el juez estima al 50% las pretensiones del modista que demandó a Ana María Aldón en 2018.


Solo unos días después de su boda con José Ortega Cano en septiembre de 2018, Ana María Aldón se llevó un gran disgusto. El modista Emilio Salinas la había demandado y le reclamaba ante el juez una cuantiosa cantidad. ¿El motivo? Según él, ella se había adjudicado el diseño de sus vestidos de novia y no había cumplido con el acuerdo pactado  de confesar en el reportaje de su enlace que era él el artífice de los diseños y no ella.

Pues bien, dos años después, la justicia se ha pronunciado y ya hay sentencia para el litigio entre ambos diseñadores. Tras escuchar a las partes el pasado 17 de septiembre, ahora el Juzgado de Primera Instancia Número 5 de Alcobendas (Madrid) dicta en su sentencia que sí que existió ese acuerdo verbal entre las partes y que este se cumplió, aunque de manera “inexacta”.

Por eso, tal y como ha podido saber SEMANA, el juez estima solo al 50% las pretensiones económicas de Salinas y de los 9.600 euros que pedía inicialmente, considera que el modista solo debe recibir de Aldón 4.800 euros. Ana María Aldón ya ha recibido noticias sobre el juicio al que tuvo que acudir a mediados del mes de septiembre.

Ana María Aldón ya sabe qué ha dictado el juez

© Gtres.

Cabe recurso

Sin embargo, esta sentencia no es firme, por lo que Ana María Aldón podría dar un paso más y no dejar la cosa así. La sentencia no es firme, es recurrible ante la Audiencia Provincial de Madrid y los abogados de la mujer de Ortega Cano se reservan la posibilidad de valorar dicho recurso para tratar de que el juez rebaje esa cifra o incluso desestime por completo cualquier pago por parte de Aldón.

Tuvo que acudir a este juicio el pasado mes de septiembre. Aunque en un principio estaba programado para que se celebrara durante el primer trimestre del 2020 -lo que le hubiera obligado su vuelta a España desde Honduras, donde participaba en el reality ‘Supervivientes’-, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus hizo que se retrasaran las celebraciones de los juicios. El suyo se celebró finalmente el pasado mes de septiembre en los juzgados de Madrid, hasta donde acudió acompañada de su marido, que no se ha separado de ella en ningún momento desde que ella volviera a España desde Honduras, donde consiguió quedar como segunda finalista.

El proceso judicial entre Ana María y el diseñador de su vestido de novia se remonta a noviembre del año 2018, hace casi dos años. Parece ser que María Aldón le habría propuesto al diseñador que este diseñara su vestido de novia a cambio de que ella le mencionara en la exclusiva que realizó el día de su boda. Algo que finalmente no se produjo y al que se le suma que la diseñadora aseguró la autoría de la pieza. En un primer momento, Emilio Salinas acudió a los juzgados a demandar a la concursante de ‘Supervivientes’.

Emilio Salinas no dudó en demandar a Ana María Aldón

© Gtres.

Y a pesar de que no existía un contrato físico, Salinas sí que aportó otros datos como dos testigos, conversaciones por Whatsapp e imágenes de la mujer de José Ortega Cano en su taller. Por este motivo, Emilio Salinas le reclamaba 9.500 euros, el precio de ambos vestidos y que en un primer momento se pagarían a cambio de la publicidad que Ana María le iba a dar. Sin embargo, finalmente el juez considera que el modista solo debe recibir de Aldón 4.800 euros.