La hija de Isabel Preysler ha contado en ‘El Hormiguero’ cómo reaccionó su hermano al ver el pecho al descubierto de la cantante italiana en la pequeña pantalla.


Este jueves, Tamara Falcó ha contado una divertida anécdota familiar. En la mesa de debate se hablaba de las restricciones del Ejecutivo de Pedro Sánchez que limitarán únicamente a seis personas las reuniones durante la Navidad. Por ello, Pablo Motos le ha preguntado por sus planes para las próximas fiestas. Ha sido entonces cuando la hija de Isabel Preysler ha explicado que no resulta fácil organizar los encuentros en su familia.

«La Navidad es bastante complicada. Por un lado los Preysler, los Iglesias, Los Falcó… Ahora están la mitad en Miami», señalaba. «La verdad es que tengo mucha suerte de tener tantos medios hermanos». A continuación relataba una escena muy graciosa que vivió una Nochevieja en familia, y que protagonizaba uno de sus hermanos: Enrique Iglesias. Todo sucedió en 1987, cuando a la cantante italiana Sabrina se le escapó un pecho mientras cantaba ‘Boys, boys, boys’. «¡Mi hermano me va a matar! Aún vivíamos en Arga. Sabéis que los americanos son muy puritanos con eso de la televisión. Mi hermano tuvo la buena suerte de estar viendo la tele cuando salió Sabrina. Estábamos todo viendo la tele y estaba ella cuando de repente le salió un pecho. No sé si conocéis a mi madre, que es bastante tal… ¡y de repente ve cómo mi hermano se acelera hacia la tele y la abraza!».

Antena 3

Al ver a su hijo Enrique tan emocionado al ver el pecho de Sabrina, Isabel Preysler reaccionó enseguida. «Y mi madre: ¡Niño qué haces, suelta la tele! ¡No se había visto en otra!», concluía la futura Marquesa de Griñón. «Que conste que tú pasaste también por tu momento Sabrina, comentaba a Pablo Motos. Este, con sentido del humor, le respondía: «Yo agradecía a la vida que sucediese eso, porque fue tan inesperado. Me hizo mucha ilusión», confesaba el presentador.

GTRES

La divertida anécdota de Tamara llega apenas un día después de su participación en un spot de la marca de cosmética de la que es imagen. En la grabación del anuncio, la aristócrata lucía espectacular en un precioso vestido rojo con el que parecía una estrella del celuloide. Su rostro, además, reflejaba el excelente momento que atraviesa. En el terreno profesional triunfa en el programa de Pablo Motos y le llueven las ofertas de trabajo. En lo sentimental, se ha enamorado de Iñigo Onieva, un atractivo joven que trabaja como diseñador industrial y junto al que está muy ilusionada.