Tamara Falcó ha presentado ya su pareja, Íñigo Onieva, a su madre, Isabel Preysler, y esta es la reacción de la reina de corazones cuando se le pregunta por ello.


Para Tamara Falcó este 2020 ha sido, sin duda alguna, una montaña rusa. Si bien ha tenido que hacer frente a la pérdida de tres seres queridos, un durísimo varapalo del que se está recuperando, también ha probado las mieles del éxito. A nivel profesional no le puede ir mejor y a nivel sentimental tiene una pareja que le mantiene muy ilusionada. Él es Íñigo Onieva, un diseñador de coches de 31 años con el que le hemos visto de manera habitual desde que saltara a los medios de comunicación su relación amorosa. Un joven por el que bebe los vientos y del que se declara profundamente enamorada, sin embargo, lo que todavía era una incógnita es si su madre, Isabel Preysler, ya le conocía y si había dado ya su visto bueno.

La socialité ha acudido junto a Mario Vargas Llosa al Teatro Real y allí ha sido preguntada acerca de si su hija ha dado el paso y le ha presentado a su novio. Son muchas las miradas que están puestas en este romance que ha copado portadas y que apunta a ser una historia sólida en la crónica social. Si quieres saber cómo reacciona la reina de corazones cuando se le pregunta por su yerno solo tienes que darle al play para descubrirlo.

Vídeo: Europa Press

Fue hace tan solo unas semanas cuando en esta revista revelamos en exclusiva el giro que Tamara Falcó había decidido dar a su vida. La actual marquesa de Griñón había tirado la casa por la ventana y se encontraba en búsqueda de la casa de sus sueños, siendo la zona de Puerta de Hierro la escogida para afincarse y así estar como ahora muy cerca de su madre, Isabel Preysler. Allí ha encontrado una propiedad que la enamora y, por ello, no lo ha dudado y ha comprado una vivienda que cumpla con todos los requisitos que ella espera y se puede permitir. Cabe señalar que colabora en varios programas y está inmersa en diferentes proyectos profesionales que le permiten llevar una vida muy holgada.

GTRES

Íñigo Onieva de manera indirecta se ha convertido en protagonista de todos estos planes de Tamara Falcó. Este joven apuesto además de ser amigo de la joven, es un gran amigo y para ella ha supuesto uno de sus grandes pilares en todo el trance al que ha tenido que hacer frente este año tras perder a su padre, Carlos Falcó. Meses después de que su progenitor falleciera a los 83 años por coronavirus, se proclamó oficialmente marquesa de Griñón, un título ante el que se encuentra muy ilusionada y que ha comenzado a ostentar de manera oficial desde principios de diciembre. Su nombramiento nobiliario llegó después de que se conociera que el deseo expreso de él era que su popular hija heredase el título de marquesa de Griñón tras su fallecimiento. Se trataba el nombramiento nobiliario que más respaldo sentimental tenía en su haber, aunque era marqués por partida doble. Con ello, ha decidido separar estos marquesados, dejando que su hijo Manuel pase a ser el nuevo marqués de Castel-Moncayo, mientras que su hija Tamara es la heredera de su título más importante personalmente