Tamara Falcó estaba inquieta ante el estreno de su docuserie, ‘Tamara Falcó. La marquesa’. Las expectativas eran altas y es que este formato nos permitirá adentrarnos en los secretos de su vida, entre otros, su relación con Íñigo Onieva o sobre cómo se lleva con su madre, Isabel Preysler. Desde este jueves 4 de agosto está disponible en Netflix, donde SEMANA ha sido testigo de varias frases que, sin duda, quedarán para el recuerdo. Aunque se desconoce si su historia de amor terminará en boda, todo apunta a que sí, de hecho, Tamara tiene claro dónde se casaría cuando se comprometan. «Creo que Íñigo es el amor de mi vida», dice cuando le preguntan por el empresario con el que comparte su vida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Netflix España (@netflixes)

Tamara tiene claro su plan vital, también a qué personas quiere tener cerca en su día a día, aunque eche mucho de menos a otros que ya no están. Especialmente a su padre, Carlos Falcó, con quien vivía auténticos «momentos de paz». Sin embargo, tras su partida le dejó un regalo sorprendente y que ella jamás se hubiera esperado: su título nobiliario. «Sí, soy marquesa. Cuando abrimos el testamento no me lo podía creer», comenta la también influencer. A principios de marzo del pasado año, 12 meses después de la muerte de su padre, obtuvo el título de manera oficial, siendo esta su mejor herencia.

Tamara Falcó cuenta en su docuserie el lugar en el que quiere darse el ‘sí, quiero’, una casa en la que su progenitor vivió sus momentos más dulces. «Me casaría aquí. Hombre, es mi palacio», dice desde el Palacio de Griñón, enclave en el que se ha grabado parte del episodio. Por supuesto con Íñigo Onieva, a quien ya considera su familia y con quien no esconde que discute de vez en cuando: «Nos peleamos mucho, tenemos unas broncas que parece que se vaya a caer el mundo, pero luego todo se soluciona porque hay mucho amor».

Tamara Falcó abrigo
© Redes sociales.

Su madre es otro pilar para ella. La reina de corazones es su mejor consejera, alguien que incluso le ha ayudado en muchos de los puntos de este proyecto tan emocionante para ella. «Mi madre siempre me baja los humos. Es la tónica de nuestra relación» apunta con sinceridad. ¿Qué audiencia cosechará? Solo el tiempo lo dirá.