Susana Molina ha desvelado en qué se gastó los 300.000 euros del premio de ‘Gran Hermano’ y además ha confesado que se puso a trabajar al salir del concurso


Susana Molina ha vuelto a demostrar que a ser una persona natural y sincera no le gana nadie. Saltó a la fama tras convertirse en la ganadora de ‘Gran Hermano 14’, donde conoció a Gonzola Montoya, el que fuera su pareja durante cinco años y que rompieron tras su paso por el programa de ‘La isla de las tentaciones’. Ahora, unos años después desvela en qué se gastó el dinero del premio de GH y además confiesa sus planes después de salir de Guadalix de la Sierra.

Susana Molina se puso a trabajar por 890 euros

Ha sido en su canal de MTMAD donde Susana ha aceptado responder a una batería de preguntas y respuesta de sus seguidores, siendo una de ellas en qué se gastó el dinero que ganó en ‘Gran Hermano’. Un maletín que contaba con 300.000 euros en su interior. Susana ha desvelado que «me lo gasté en vivir el primer año que me vine a Madrid y no tenía un trabajo muy seguido», ha comenzado diciendo. «Cuando yo salí de Gran Hermano nos vinimos a Madrid y a mí no me gustaba nada. No me gustaba el círculo en el que me movía, no me sentía cómoda, identificada, fatal… Prácticamente el año que estuve en Madrid no salía de casa, no salía de fiesta. Estaba siempre en casa metida y tiraba de los ahorros que tenía. Me compré un coche. …», ha continuado explicando.

Después de ese tiempo en Madrid, la que fuera ganadora de ‘Gran Hermano 14’ y por aquel entonces su pareja, Gonzalo Montoya, volvieron a Sevilla, donde Susana comenzó a trabajar. «Yo me puse a trabajar en una tienda de ropa, era como una galería comercial de muchas cosas. Yo trabaja 40 horas semanales cuando ahí todavía se trabajaba por 50 horas semanales. Yo acababa de salir de ‘Gran Hermano’ y de ganar el premio. Cobraba creo que exactamente 890 euros porque era un contrato de prácticas. Me pasaba literalmente todo el día ahí metida», ha continuado diciendo en su último vídeo.

Susana, muy trabajadora desde pequeñita

Susana ha querido aclarar esto después de las críticas que reciben muchas influenciers acusadas de no trabajar: «La gente que me dice cosas del trabajo, a mí no me hace falta el dinero, a mí me gusta trabajar. Me metí a trabajar ahí porque quería hacer amigas y hacer algo diferente y no estar todo el rato con Gonzalo. Me vino muy bien porque conocí a muchas amigas que a día de hoy siguen siendo amigas mías en Sevilla. Fue una experiencia muy guay», ha sentenciado al respecto. A Susana Molina no se le caían los anillos de las manos por ponerse a trabajar a pesar de que en su cuenta bancaria hubieran una gran cantidad de dinero. Estas son las otras cosas que nos ha contado Susana.