Susana Molina se ha abierto en canal y ha contado aspectos de su vida hasta ahora desconocidos para todos nosotros: desde su infancia hasta la actualidad


Susana Molina se ha convertido en una de las influencers más importantes del panorama nacional después de salir de ‘La isla de las tentaciones’ y ha querido compartir con sus seguidores su curva de vida. Ha hecho un repaso por todas las etapas de su vida a sus 33 años y ha desvelado muchos aspectos de su vida que antes no conocíamos. Lo ha hecho en su canal de MTMAD donde se ha querido abrir en cuerpo y alma y contar su faceta más desconocida y familiar, ya que como ella asegura no le gusta mucho hablar de su intimidad.

Una infancia marcada por sus enfados con su hermano, 3 años menor

Susana Molina ha desvelado que cuando ella nación sus padres eran muy jóvenes: «Mi madre tenía 18 años y digamos que no fui un embarazo deseado. Pero soy lo mejor que le ha pasado en la vida», ha comenzado diciendo. Y después ha añadido: «Yo siempre he sido la buena, mi hermano siempre ha sido un poco más rebelde y nació tres años después que yo. Más malo que un demonio. Era super malo, me hacía la vida imposible. Éramos como la noche y el día. Con el paso del tiempo se fue transformando y se fue volviendo más bueno», ha explicado.

Además, Susana ha recordado con mucha nostalgia su etapa en el colegio, donde asegura que vivió una de las épocas más felices de su vida, ya que eran como una gran familia y asegura que hacían en el cole, cosas que ahora serían impensables: «Yo era super feliz en el colegio. Igual yo no era consciente, pero yo nunca he sido testigo de bullying en mi clase. Éramos una clase de 30 personas y era todo super casero. Yo creo que todavía te podía decir los nombres y el número de clase. Estuve con ellos desde pequeña hasta que me fui a primer bachiller», ha explicado.

La adolescencia, alejada de sus amigos de siempre

Otro de los temas que ha querido hablar ha sido de cómo vivió la adolescencia después de que no le tocara en el instituto que al resto de amigos y compañeros del colegio, algo que le hizo pasarlo bastante mal. «Casi a todos mis compañeros de clase le tocaron en el mismo instituto, y a mí, no sé por qué, si por puntos o por qué, me tocó otro. Drama. Me tocó uno que estaba a las afueras, el típico que hacen módulos, que va gente adulta… Yo fui el primer día y lo pasé fatal. Para mí la sensación de coger todos los días un autobús para ir al instituto, donde había gente mayor…», ha comenzado explicando.

«Y en el primer día de presentación la gente interrumpía al profesor. Eso no lo entendía. En mi clase jamás se podía haber faltado el respeto a un profesor. Y yo decía «¿esto qué es? ¿La jungla?» Total que volví, hablé con mi director del colegio y le dije que me habían mandado a este instituto y no me gusta nada, además de que lo estoy pasando fatal y él cogió y me llevó a un instituto del centro que él conocía, y me dijo te vas a quedar aquí. Lo único es que tienes que hacer es bachiller doble. Creo que es lo mejor que pude hacer en la vida porque cambié totalmente de aires, conocí a gente nueva, además de a mi novio durante mucho tiempo y fui super feliz», ha sentenciado sobre esta etapa.

Su faceta más solidaria, la Asociación Auxiia

Susana Molina siempre ha demostrado el gran corazón que tiene y desde los quince años acudía a unos campamentos de verano junto a la Asociación Auxilia, con personas con discapacidad física: «Tengo que hablar de otra parte muy importante de mi vida. Mi madre trabajaba, y sigue trabajando a día de hoy, en una Federación de Personas con Discapacidad Física. A ella y a mi tía se le ocurren que mi prima y yo vayamos a unos campamentos de personas con discapacidad», comienza diciendo.

«A mí al principio no me hizo mucha gracia. Tenía quince años, pero dijimos que vale, fuímos y fue la cosa que mejor he hecho en mi vida. Conocí a mis amigos que a día de hoy son mi chupipandi. Yo lloraba cada vez que me tenía que ir y estuve yendo hasta que entré en Gran Hermano, que por tema de distancia ya no pude ir más. Me cambió mucho la vida desde que entré ahí. Quizás soy un poco más fría, pero porque priorizo las cosas y soy mucho más positiva desde que estoy ahí. Me emociono mucho al hablar de esto», ha explicado.

También ha querido recordar su relación con Gonzalo Montoya, que acabó el pasado año tras su paso por ‘La isla de las tentaciones’: «Después me llegó la época de ‘Gran Hermano’. Conocí a Gonzalo, pero no me quiero detener mucho en esto porque esta historia la conocéis ya todos vosotros y yo la recuerdo con alegría. estoy haciendo apartados de mi vida y evidentemente forma parte de mi vida, pero sin más».