Paz Padilla está rota de dolor desde que perdió a su marido, Juan Antonio Vidal. La presentadora está recomponiendo su vida con la ayuda del mar y SEMANA ha tenido acceso a fotos en exclusiva de este proceso


Paz Padilla ha decidido recluirse con su familia y amigos para tratar de encontrar consuelo tras la inesperada muerte de su marido, Juan Antonio Vidal, que falleció el pasado 19 de julio tras luchar contra una larga enfermedad. La presentadora de ‘Sálvame’ quiere recuperar fuerzas tras sufrir el peor golpe que la vida le podría propinar, pero no lo hace sola, sino que junto a ella está su hija, Ana Ferrer, con la que se ha marchado a un lugar tranquilo para tratar de desconectar en la medida de lo posible de la realidad. La revista SEMANA, que este miércoles regresa a tu kiosco más cercano, ha tenido acceso a fotografías en exclusiva de esta escapada.

Durante estas semanas, Paz Padilla y su hija han optado por guardar silencio y tratar de no hacer demasiado ruido. Desean que el tiempo cure su profunda herida, motivo por el cual se han alejado de los medios de comunicación, para emplazar su duelo en un destino vacacional en el que buscan el sentido a su nueva vida sin Juan Antonio Vidal, uno de los pilares fundamentales de su existencia. Un dolor que es evidente en las fotos que completan el amplio reportaje gráfico que ofrece en exclusiva la revista SEMANA este miércoles.

Paz Padilla, a bordo de una lancha con su familia

Unas imágenes de la presentadora a bordo de una lancha en las que se evidencia la profunda tristeza que le inunda tras haber perdido al auténtico amor de su vida. Acompañada de su hija, el novio de esta, una de sus hermanas y Anastasia, la mujer que le ayuda diariamente en casa, que ya forma parte de la familia y veranea junto a ellos como una más. Un alto en su vida personal, pero también en la profesional, dado que Paz Padilla ha decidido alejarse temporalmente de los platós, para así regresar cuando se encuentre preparada para enfrentarse al público con la gracia que siempre le ha caracterizado, pero de la que aún no tiene fuerzas de hacer gala.

Por el momento, Paz Padilla confía en el poder curativo del mar. En las fotografías que SEMANA muestra en exclusiva en páginas interiores se puede mostrar cómo la presentadora mira con melancolía al horizonte tratando de desvelar el motivo de tanto dolor y lo que debe hacer para recomponer su corazón destrozado. Una melancolía que aún es evidente en su mirada, en sus gestos, en cómo su familia trata de animarla con gestos de cariño y confianza. Tan solo el tiempo podrá recomponerla, pero su familia está jugando un importante papel en este proceso de duelo y estas fotografías exclusivas son el mejor ejemplo de ello.

Eso sí, este miércoles en SEMANA te deparan otras muchas sorpresas: