A partir de este miércoles en SEMANA, te contamos en exclusiva el nuevo varapalo al que se enfrenta Ana Obregón: el ingreso de su madre, Ana María.


Está a punto de cumplirse un año desde que Ana Obregón se despidiera de su hijo para siempre. Las emociones siguen todavía a flor de piel tras su fallecimiento, tal y como ha desvelado ella misma públicamente, una ausencia que para ella es irremplazable. Este fin de semana la actriz volvió a recibir un fuerte varapalo tras el ingreso de urgencia de su madre, Ana María, en una clínica madrileña. En SEMANA te mostramos en exclusiva a partir de este miércoles imágenes de la intérprete junto a sus hermanas, quienes se turnan para que su progenitora esté todo el tiempo acompañada. No quieren que se quede sola ni un instante y es que su único deseo es seguir muy cerca su evolución.

La última vez que pudimos ver a Ana María fue en una fotografía que publicó la propia Ana Obregón en su perfil de Instagram, justo el día del 95 cumpleaños de su padre. En la imagen aparecían sus padres muy sonrientes, lo cual sin duda tranquilizó a sus seguidores, pues fueron conscientes de que en ese momento ambos gozaban de buen estado de salud. Cabe señalar que no es la primera vez que la madre de Ana tiene que ser hospitalizada, prueba de ello, cuando en 2015 estuvo ingresada por un derrame cerebral y en 2017 por una dolencia cardiaca. Problemas que jamás han amilanado ni a Ana Obregón ni a los suyos, ya que una vez más se vuelve a demostrar que su familia es lo más importante para ellos. Muy unidos a todo su entorno, esta vez en redes no han dado pistas acerca de lo sucedido en los últimos días.

SEMANA

Ambos hacen piña cuando llegan las adversidades, algo que han demostrado multitud de veces ante los medios de comunicación. Su estado de salud actual y cómo se ha comportado su familia en un duro trance como es este, podrás descubrirlo si corres al kiosco y compras un nuevo número de SEMANA. En el mes de marzo pudimos ver a Ana Obregón de nuevo en un photocall, no obstante, los periodistas no disfrutaron de la risa contagiosa de Ana. La actriz aseguró que «se le había olvidado sonreír» tras la muerte de Álex, unas palabras que sobrecogieron a todos los que estaban a su alrededor.

En los meses posteriores al fallecimiento de Álex Lequio, Ana Obregón apareció en repetidas ocasiones junto a sus hermanas, quienes se convirtieron en un apoyo muy férreo para ella. Al igual que en este momento que están demostrando que son los bastones de la familia. A pesar de que para la actriz no es ni mucho menos su mejor momento anímico, ella no se rinde y mucho menos si sus seres queridos la necesitan a su lado. En nuestra revista, además, podrás descubrir la confesión exclusiva de Raquel Mosquera así como el nuevo ático de lujo en el que está viviendo Iker Casillas tras separarse de Sara Carbonero.