Sara Carbonero pronto se convertirá en tía por primera vez. La periodista está muy ilusionada con el embarazo de su hermana, Irene Carbonero.


Sara Carbonero no deja de sumar alegrías a su nueva vida. La periodista tiene el corazón ocupado desde que conoce a Kiki Morente, ahora tiene programa propio en la radio y, además, pronto sumará otro miembro a su familia. Ha sido precisamente esta última noticia la que mayor felicidad le ha producido últimamente y es que su hermana Irene Carbonero está embarazada de su primer hijo, lo que convertirá a la comunicadora en tía en solo unos meses. Ella es su ángel de la guarda, prueba de ello, que se convirtiera en uno de sus apoyos más férreos cuando a ella le diagnosticaron un cáncer, por el que tuvo que parar su vida en seco. Siempre se han dedicado bonitas palabras a la otra, han estado muy unidas y ahora, además, sonríen porque muy pronto los hijos de Carbonero tendrán otro compañero de juegos.

Sara Carbonero Irene Carbonero
Gtres

Irene Carbonero y su pareja Patricio se convertirán en padres para comenzar una nueva etapa juntos. Los dos están inmensamente felices con el embarazo y, aunque de momento no se han confesado en sus redes sociales, su entorno está muy satisfecho con este bombazo, según ha adelantado Hola. Aunque no es habitual que en redes sociales hablen tan abiertamente de sentimientos, Sara Carbonero en alguna ocasión ha hecho una excepción y ha roto sus propias reglas para gritarle al mundo que tiene una hermana mucho mejor de la que jamás hubiera imaginado. «Este último año hemos compartido ratos de todos los colores y salvo dos veces contadas nunca has perdido la sonrisa de la cara, esos ojos que brillan más que ninguno y se ríen aunque por dentro estés rota», escribió hace algún tiempo.

Sara Carbonero esta misma semana explicaba frente a las cámaras que estaba viviendo una etapa preciosa, no obstante, en ese momento no dio detalles sobre la llegada de un sobrino a su familia. «Estoy ilusionada con todo, con la vida, que es muy bonita. Estoy muy feliz, está todo muy bien. Hay tiempo para todo, incluso para el amor, pero lo importante es la salud», dijo. Nada hacía presagiar que ella y su familia estaban pletóricos con el embarazo de su hermana menor y tampoco hizo mención a lo impactados que se encontraban todos con la noticia.

A partir de ahora Sara podrá dar algunos consejos a su hermana sobre su experiencia con el embarazo o bien sobre lo que sucederá después una vez dé a luz, ya que para Irene Carbonero es un mundo completamente desconocido. Aunque los dos hijos de Sara e Iker Casillas son pequeños, ambos ya han superado la barrera de los cinco años y se encuentran en uno de los momentos más bonitos de su vida. Ahora, además, llega un nuevo primito que hará muy feliz a todo el círculo.