Sandra Barneda se ha abierto en canal para confesarse sobre su profesión y sobre las veces en las que el teléfono no ha sonado.


Sandra Barneda actualmente triunfa tanto en la televisión como en la escritura, pues copresenta ‘La Casa Fuerte‘ y además ha logrado ser finalista del Premio Planeta de este año con ‘Un océano para llegar a ti’. Sus pasos adelantes son firmes y, a pesar de que el plano laboral ahora sí le sonríe, no siempre ha sido así. En varias ocasiones en Mediaset han contado con otros rostros para presentar, quedándose ella en su casa y sin trabajo. Aunque la periodista tiene un contrato de larga duración con la cadena, en concreto ya ha firmado el tercero, el teléfono no siempre ha sonado. En algunos realities como la primera edición de ‘La Casa Fuerte‘ o en ‘Supervivientes‘ los altos directivos no han contado con ella para que se ponga al frente del reality, siendo estos vacíos en su carrera muy comentados tanto dentro como fuera de las redes sociales. La propia Sandra se ha confesado sin tapujo alguno sobre ello esta semana, dejando a muchos boquiabiertos sobre su reflexión.

© Redes sociales.

«La tele me ha dejado a mí durante algún tiempo varias veces. He dejado de pensar y tratar de hacer lo que quiero o, al menos, replantearme cada cierto tiempo si es realmente esto lo que quiero seguir haciendo. Si no, me he dado cuenta de que no disfruto», ha dicho Sandra Barneda. La presentadora no se ha planteado dejar la televisión y dedicarse a otro medio, eso sí, tiene claro que a ella lo que más le hace vibrar es romper con la rutina. La comunicadora no se ve ejerciendo el mismo puesto durante décadas, prefiere ir rotando y aprendiendo en diferentes formatos: «De momento, estoy bien y estoy feliz, pero no sé… Ana Rosa lleva 12 años haciendo las mañanas, si me lo ofrecieran, para mí sería de un sacrificio tremendo. No sé si sería feliz, por mi necesidad variable de hacer distintas cosas. No sé si me veo de mayor en la tele».

A sus 45 años y tras muchos años delante de la pequeña pantalla, Sandra desconoce cuál será su devenir y si este estará en la televisión, una pregunta que, a buen seguro, también se habrá hecho su pareja, Nagore Robles. Ambas triunfan en el medio y son muchos los que confían en ellas para dirigir o colaborar en sus programas, por lo que no es de extrañar que mediten acerca de los espacios en los que se ven trabajando el día de mañana. No obstante, esta no es la única duda que ha sobrevolado sobre Sandra, también cómo es su relación con Paolo Vasile, el Consejero Delegado de Mediaset, con quien, en numerosas ocasiones, se ha llegado a decir que estaba tensa, pero, según ella, es todo lo contrario.

Tras hacer un recorrido con la locutora sobre sus comienzos en el mundo del periodismo, Sandra Barneda se detuvo en su paso por Telecinco y, por ende, en cómo Paolo Vasile le permitió ser ella y no cambiar delante de una cámara. «Vasile separa mucho, es un hombre muy emocional, pero separa mucho. Tú le puedes caer bien, pero, en un momento determinado, él es absolutamente un ejecutivo agresivo y separa muy bien la emoción», comenzó diciendo sobre el italiano. Explicó incluso cómo fue su primer encuentro y qué opinaba sobre ella como presentadora. «He visto muy poco de ti en televisión, pero hacía tiempo que no me encontraba a un animal televisivo como tú. Si tú, lo que estoy viendo ahora mientras me hablas, eres capaz de trasladarlo a la televisión, tú y yo vamos a estar mucho tiempo juntos», añadió.

Al italiano le cautivó de Sandra que mirara con fuerza y que tuviera un gran carácter, dos aspectos que transmitía a la audiencia y que él quería que Barneda mantuviese si quería trabajar en la cadena. «Le pregunté si quería que fuese y yo y me dijo que sí, pero que sabía que no era fácil. Por eso, digo que fue la primera persona que no intentó cambiarme. Eso se lo agradeceré siempre”, dijo muy emocionada y agradecida ante la confianza que siempre ha depositado en ella. Eso sí, Barneda quiso aclarar que no todo lo que se ve en la pantalla se ajusta a la realidad y es que, según ella, hay dos Sandras. A sus ojos existe la que es fuerte y narcisista y la que se vuelve pequeña y se encierra en su mundo interior, dos versiones que ha querido mostrar a través de sus palabras.

Prueba de que Sandra Barneda coseche éxito los datos conseguidos en la última edición de ‘La isla de las tentaciones‘, programa que ha alcanzado cifras estratosféricas en lo que audiencia se refiere.