Este lunes, Rocío Flores se sometió a una operación de pecho, algo que tal y como ella ha confesado, llevaba mucho tiempo queriéndose hacer. Ahora, ya ha dado este paso y poco a poco va desvelando nuevos detalles de cómo evoluciona tras salir de quirófano. Este miércoles es el tercer día post operación y asegura que «la verdad es que estoy evolucionando bien». En plena vorágine familiar tras la ruptura entre Olga Moreno y su padre, Antonio David Flores, Rocío se centra en cuidarse y mimarse a ella misma. Aunque la colaboradora de televisión no ha querido desvelar de qué se trata su operación de pecho, Kiko Hernández desveló que decidió hacerse un «aumento«.

Rocío Flores se esperaba tener más dolor tras su operación de pecho

Ahora, tres días después de pasar por quirófano reaparece de nuevo y cuenta cómo está pasando los primeros días tras su operación: «Yo pensaba que iba a dolerme muchísimo pero sí que es verdad que tampoco he tenido un dolor que tú digas wow. Más que nada he tenido un poquito de molestias», dice visiblemente emocionada por haber dado este paso. «Ayer tuve bastante molestias en la espalda a la hora de dormir sobre todo. Hoy ha venido el fisio y la verdad es que me ha aliviado muchísimo. Así que ya estoy mejor», ha seguido contando.

Rocío Flores posado
© Redes sociales.

Rocío Flores tiene muchas ganas de ver el resultado y lo cierto es que ha desvelado que pronto podrá ver los primeros resultados: «En teoría mañana ya tengo que estar mucho mucho mucho mejor. Mañana en principio me quitan las vendas y podré verme», cuenta. Si bien es cierto que en este tipo de operaciones el resultado final no es inminente, ya que el pecho puede estar hinchado, por lo que tendrá que pasar un mes para poder ver el final. La colaboradora de ‘El programa de AR’ asegura que tras quitarle las vendas, le «harán las primeras curas».

Tendrá que guardar reposo durante las próximas semanas

Rocío Flores ha contado ahora cómo será el proceso de recuperación durante las primeras semanas: «Ya es un proceso de hacer estas dos semanas una vida un poco tranquila y a partir del mes ya puedo hacer un poquito de deporte», cuenta. Sin embargo, ahora su mayor preocupación es seguir como hasta ahora, que no le está haciendo daño alguno: «Pensaba que todo esto iba a ser muchísimo peor pero la verdad es que voy evolucionando bastante bien».

Tal y como ella misma ha contado, ahora le toca guardar reposo. Este «encierro» coincide justamente en el momento en el que su familia está en boca de todos tras la ruptura de su padre y Olga, con la aparición de Marta Riesco en los platós de televisión haciendo su trabajo. De momento, no tendrá que volver a coincidir con ella, ya que aseguró que de momento no quería hablar con ella.