Rocío Carrasco ha vuelto a hablar alto y claro. Esta vez se ha dirigido duramente contra los distintos miembros de su familia mediática: José Ortega Cano, Amador Mohedano,  José Antonio Rodríguez y Gloria Mohedano. «Para mí no existe ninguno de ellos. Hace tiempo que dejaron de formar parte de mi vida», ha señalado durante la nueva entrega de ‘Montealto’.

Rocío Carrasco plató
© Telecinco.

Una difícil decisión que tomó hace tiempo por iniciativa propia. «Como lo he decidido intento que no me duela». La hija de la ‘más grande’ ha insistido en que cree que es «injusto» haber recibido ese trato por parte de los suyos. «Sin yo haberles hecho nada a ninguno. Jamás he ocasionado un mal a ninguno de ellos. De ahí más la incomprensión. Al final te das cuenta que son así. Son capaces de vender su alma al diablo por lo que sea, sin ningún tipo de motivación. Eso me parece más cruel porque puedes tener un malentendido, pero no pasa nada porque al final eres familia. En este caso es un odio enconado que parece que se lo tienen a ella no a mí», ha asegurado en alusión a Rocío Jurado.

Rocío Carrasco ha explicado cómo vivió la separación formal de los distintos miembros de su familia más mediática. «Yo en un principio ese desapego de la familia lo vivo con dolor, pero para lo que estaba pasando es un dolor más pequeño. Yo conozco a cada uno de ellos y sé cómo son. A mí había cosas que me sobrepasaban porque pensaba en mi madre». Entre ellas, ha explicado que su progenitora hubiera puesto el grito en el cielo si hubiera visto a Antonio David Flores como invitado en la boda de José Ortega Cano con Ana María Aldón.

Rocío Carrasco (10)
Telecinco

Se ha mostrado muy dura con el diestro. «Yo nunca he tenido un comportamiento ni ilegal ni delictivo. Puede que irregular algo haya hecho como irme de mi casa a los 18 años. Yo no conduzco, yo no bebo, yo no cojo coches… No he tenido ningún comportamiento ni delictivo ni ilegal», ha manifestado con rotundidad en alusión a unas recientes declaraciones del torero en el que calificaba como «irregular» su actitud de juventud.

Asimismo, la hija de Rocío Jurado ha tenido tiempo para hacer muchas preguntas que ha lanzado a los distintos colaboradores. Algunas de las cuestiones han ido dirigidas expresamente a la periodista Ana Bernal, especializada en violencia de género. «Si el padre en este caso es el que maltrata… ¿Cómo se llama al familiar que viendo que al suyo le están maltratando y sigue apoyando eso? ¿Qué clase de familiar se alía con el otro? ¿Qué clase de personalidad tiene alguien para hacer eso? En mi situación ha sido delante de un país entero y durante muchísimo tiempo. Mi madre no lo hubiera soportado, no solo que no lo hubiera permitido. Se hubiese muerto de dolor».

Nuevamente ha señalado a Antonio David Flores como el director de orquesta de todo. «El ser ha ido mandando a la niña y al niño. La misma intoxicación la ha lanzado a los otros. Han hecho frente común y se han hecho fuertes», ha afirmado apuntando a algunas de las causas que han conllevado al distanciamiento que mantiene actualmente con su familia.

Rocío Carrasco y los testimonios de su proceso de nulidad matrimonial

En esta nueva entrega de ‘Montealto’ han visto la luz ‘Los papeles de la Rota’ y se han rescatado los distintos testimonios que se hicieron en 2002 durante el proceso de nulidad matrimonial entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores ante el tribunal eclesiástico de Sevilla. Se han recuperado las declaraciones que realizaron entonces José Ortega Cano, Amador Mohedano, José Antonio Rodríguez y Rocío Jurado. Todas las versiones coinciden con la que ha dado la protagonista en su documental.

Rocío Carrasco
Gtres

Ortega Cano confiesa en esos 48 folios que a nadie de la familia le gustó nunca la relación que mantenía Rocío Carrasco con Antonio David Flores. «A ninguno de nuestro entorno familiar nos gustó aquella relación: ni a Rocío la madre, ni a Pedro el padre, ni a mí». También destacó del ex Guardia Civil que empezaba a sacar su «envanecimiento y su soberbia». El diestro subrayaba que el malagueño «pretendía montar el escándalo y vivir el escándalo». Añadía que existían motivos «muy fuertes para que se invalidara ese matrimonio».

Mientras que Rocío Jurado aseguró ante el tribunal de La Rota que vio sufrir mucho a su hija durante aquel primer matrimonio. «Él se mofaba de ella. La separación se veía venir, porque él no se comportaba como esposo, la maltrataba psíquicamente y le faltaba a la fidelidad».