Yo lo intento, pero no tengo otro remedio que seguir escribiendo de Rocío Carrasco, porque su boda sigue inundando la actualidad, pero con aguas cada vez más turbias… y claro, me viene a la mente aquello de «agua que nos has de beber, déjala correr». Pero no es el caso, voy a lo mío…

rocio-carrasco
Esta es la foto que se filtró de su boda antes de la exclusiva.

Rocío Carrasco ha abierto la caja de Pandora con su boda de tres días, en el que ha sido el acontecimiento más feliz de su vida, una afirmación que nos hace preguntarnos qué lugar ocupan sus hijos en su vida, ya que en su enlace ninguno.

El silencio unánime y pactado que había en torno a su persona durante los últimos años se ha roto. Ya hay voces disidentes que empiezan a desempolvar episodios del pasado como el accidente de tráfico que tuvo con Fidel que pudo haberle costado la vida o las supuestas discrepancias que Rocío Jurado tenía con el novio de su hija. Terelu Campos, ‘hermana’ de la antes conocida como Rociíto, desmiente con categoría y categóricamente estas afirmaciones. Que no es lo mismo una cosa que la otra, lo de tener categoría o lo de ser categórico.

antonio-da
Rocío Carrasco, en avanzado estado de gestación, con Antonio Davied, en un momento aparentemente feliz de su matrimonio.

Desde hace unos días se ponen en cuestión los cimientos de la vida de Rocío Carrasco y uno de ellos es la economía. Hay quienes la ponen en cuestión y nuevamente Terelu, portavoz oficial, dice que ella de eso no sabe nada, porque, aunque más que amiguísimas, de esas cosas no hablan. Yo de mis amigas sé casi hasta el último euro que gastan, pero igual soy un poco raro, así que me creo a pies juntillas las palabras de la presentadora del recordado ‘Con T de Tarde’.

Como digo, le están pasando la lupa a la vida de Rocío Carrasco y aunque es muy amiga de la cúpula de La Fábrica de la Tele (¿sus protectores?), que ha estado en su boda, esto no significa que no haya quien esté dispuesto a tirar del hilo o a monetizar capítulos de su pasado que posiblemente a ella no le apetezca recordar. Como a cualquiera, porque quien no tenga biografía es porque no ha vivido.

antonio-david
Antonio David y Rocío Carrasco parecían hechos el uno para el otro, pero acabaron mal, muy mal…

Rocío Carrasco hasta ahora había blindado su privacidad, pero ha abierto la puerta de par en par, como en la época en la que contaba sus andanzas previo pago que, lícito como es, provocaba que sus colaterales pudieran reaccionar a sus declaraciones.

No hace falta ir muy lejos. Antonio David le está dando mucha leña y no sería de extrañar que proliferaran voces disidentes. Ya lo hace su familia, que con una mano piden una reunión para solventar las diferencias y con la otra insinúan que no quiere a sus hermanos porque es más fácil quedarse con toda la herencia que repartirla entre tres.

boda
Rocío Carrasco, en la boda de su madre con Ortega Cano.

Determinar quién es el bueno y el malo de la película en este caso es complejo, ya que también entiendo que Rocío Carrasco esté harta de que se utilice el nombre de su madre en vano, aunque al mismo tiempo parece llevar bien que su tía Rosa Benito haya sido quien más rédito haya sacado de hablar de su familia.

En otras sagas familiares, como la Flores, la Martos o la Serrat, que son contemporáneas a la Mohedano, han sabido gestionar mucho mejor los entresijos familiares, han minimizado los escándalos si es que los ha habido y dejado diluirse las palabras necias de los que han querido aprovecharse de ellos.

Quizás no vendría mal asesorarse y ponerse manos a la obra para volver al punto de partida. Por Rocío, la más grande.