La familia de Rocío Jurado sigue en el foco mediático. Llevan siéndolo años y todavía se conocen cosas de su vida que desconocíamos hasta el momento. Rocío Carrasco sigue contando episodios que ocurrieron cuando se repartió la herencia de ‘la más grande’. Una tensión sin precedentes que se trasladó también al matrimonio formado por Rosa Benito y Amador Mohedano.

Vivieron un momento de lo más tenso durante el reparto de la herencia

rosa-benito-2
Gtres.

Antes de desvelar el problema que hubo entre el matrimonio, Rocío es bastante dura con su tío: «Amador lo que tiene que hacer es, primero, no mentir y segundo, preocuparse por la relación que tenía con Rosa». Y acto seguido recuerda lo ocurrido estando en la notaría, donde se vivió un cruce de acusaciones que terminaron con un «¡ahórcate!» por parte de Rosa Benito a su marido de aquella época.

«Cuando estábamos con las negociaciones, Amador tenía una deuda de 500.000 euros con Hacienda», explica Rocío Carrasco. «Se enteró toda la notaría de las voces que le daba su mujer. Las voces de su mujer que le dijo que se ahorcara, ‘¡ahórcate Amador Mohedano!’, gritaba Rosa a su marido en mitad de la notaría». Una tensión que según Rocío Carrasco tenía explicación: «Ellos tenían la presión de que ellos querían la herencia para hacer frente al problema que tenían y que había originado Amador. Rosa estaba muy caliente en ese sentido y es en ese momento en el que ella tiene un más y un menos con Amador».

Rocío Carrasco desvela lo que ocurrió en esa reunión

rocio-carrasco-3
Telecinco.

De esa tensión fueron todos partícipes. Pero Amador no quiso quedarse callado y dejó claro que la culpa de haber llegado a la situación en la que se encontraban no era solo suya. De hecho, Rocío Carrasco recuerda que el problema también era de Rosa, ya que se había beneficiado de todo. Y estos problemas económicos en los que se metieron provocó finalmente la ruptura del matrimonio, que actualmente mantiene una buena relación por el bien de los hijos que tienen en común.

Una herencia que trajo muchos problemas

Ana Albacea fue la albacea elegida por Rocío Jurado, siendo precisamente ella la que citó a todos en la casa de La Moraleja para que descubrieran cuál era su patrimonio y quién el nuevo dueño de cada propiedad. “Si por ellos hubiese sido, yo no hubiese recibido nada de mi madre”, comenzó diciendo Rocío en uno de los episodios de ‘En el nombre de Rocío’.

Rocío Carrasco
Gtres

Si bien Rocío Carrasco fue declarada heredera universal, el resto de familiares recibieron también su parte de la herencia. Para Amador y sus hijos una nave industrial, para Ortega Cano ‘Yerbanuena’, usufructuario de algunos bienes y el 50% de la ganadería, para Juan de la Rosa un dúplex en Chipiona, para Gloria la casa ‘Mi abuela Rocío’ y la finca ‘Los Naranjos’ que también compartía con su hermano Amador.

Además, la casa de La Moraleja debía venderse antes de un año y los beneficios tenían que ser repartidos entre sus tres hijos: dos partes para Rocío, otra para Gloria Camila y otra para José Fernando. Pero esto no bastó, pues tal y como explica Rocío, ninguno quedó conforme. «No están satisfechos con las valoraciones. No están satisfechos con Ana (…) No soportan que me nombre heredera universal. Gloria no lo puede soportar«, aseguraba.