A pesar de que el juicio de Rocío Carrasco y Belén Esteban iba a tener lugar el jueves 11 de febrero, finalmente se ha vuelto a retrasar una vez más.


Rocío Carrasco denunció a Belén Esteban por revelación de secretos tras dar detalles de su economía. La colaboradora de ‘Sálvame‘ dijo a cuánto ascendía la deuda de la hija de Rocío Jurado con el Fisco, una revelación que indignó a Rocíito hasta tal punto que la demandó. La información desvelaba que Rocío Carrasco debía a la Hacienda Pública más de un millón de euros por no hacer frente al impuesto de sucesiones y son estos datos precisamente los que ahora la llevan a juicio. Estaba previsto que fuera este jueves 11 de febrero el día en el que se sentaran a declarar y se vieran las caras en los juzgados de Plaza Castilla, hecho que no se producirá hasta un día después, según ha revelado ‘Europa Press’. Será este viernes cuando declaren tanto ella como Olga Moreno como investigadas, por lo que todavía habrá que esperar para saber más novedades al respecto.

Fotomontaje: SEMANA

Una guerra que podría tener como intrahistoria según algunos espectadores la defensa que Belén ha hecho de los hijos de Rocío Carrasco y Antonio David Flores con los que no tiene relación. Belén, por su parte, en más de una ocasión ha dejado clara su posición respecto a ello, demostrando la sinceridad que en cada momento de su vida la ha acompañado. Ni Rocío Flores ni su hermano David mantienen contacto con su madre desde hace varios años, pero eso no quita que les resulte doloroso todo lo que tiene que ver con sus dos progenitores. Repetidas han sido las veces en las que Rocío se ha roto dentro y fuera de un plató, tanto por su madre como por su padre ante determinados comentarios, instantes en los que siempre Belén ha salido en su defensa. Aunque también lo ha hecho cuando Rocío Flores no estaba delante. Nos remontamos a finales de 2019, cuando Belén se mojó sobre la ruptura familiar que existe entre Rocío Carrasco y sus dos hijos. «Grave es que una madre no se interese por sus hijos  (…) Y no hablamos de uno, sino de dos», dijo. Palabras que no habrían sentado nada bien a Rocío Carrasco y que, quién sabe, si ahora podrían haberla incitado a demandarla.

GTRES

No es el único frente que tiene abierto Belén Esteban. Esta semana ya hastiada de los giros que estaba dando su batalla con María José Campanario, la de San Blas emitió un comunicado con el que dejaba clara su posición en esta encarnizada. Prefiere frenar en seco sus manifestaciones públicas y poner este asunto en manos de sus abogados, con el fin de que velen por sus intereses. «No voy a responder más públicamente ni a esos comentarios ni a esas provocaciones. Dada su gravedad he decidido dejar la cuestión en manos de mis abogados. A través de ellos me reservo el derecho de ejercitar las acciones legales oportunas para proteger mi dignidad y la de mi familia, tanto en relación de esa carta como con cualquier otra manifestación de doña María José Campanario o de terceros que pudiese atentar contra mis derechos fundamentales», ha dicho Belén.