Rocío Carrasco ha roto su silencio en ‘Rocío. Contar la verdad para seguir viva’, un documental que promete hacer récord de audiencias.


Rocío Carrasco ha roto su silencio y lo ha hecho con un testimonio desgarrador. Con millones de ojos pendientes de cada una de sus palabras, la hija de Rocío Jurado se ha derrumbado frente a las cámaras al narrar su pesadilla durante más de dos décadas. Con las ideas más claras que nunca, Rocío ha explicado el infierno que ha vivido, una etapa que quiso que acabara el 5 de agosto de 2019 tras un intento de suicidio. Un lunes de verano en el que fue conocedora de que su expareja, Antonio David Flores, participaba en ‘Gran Hermano VIP’ y que su defensora iba a ser su hija, Rocío Flores. Dos años después de ese fatídico día, Rocío Carrasco ha explicado punto por punto los reproches que tiene que hacerle a su ex después de, según ella, años de mucho dolor. «Han llegado a insultarme por la calle, me han llamado puta, que si no me daba vergüenza no estar con mis hijos. Me han dicho que qué madre abandona a sus hijos», ha dicho Rocío.

Tras separarse y poner fin a su matrimonio, Rocío asegura que comenzó una auténtica guerra entre ella y el colaborador de televisión. «Cuando me devolvía a los niños, hacía que se despidieran de su padre, él me increpaba y me insultaba y me decía te lo voy a quitar, te van a odiar, te los voy a quitar hija de puta, van a hacer que te odien. No tenían edad de mentiras y cuando fueron adolescentes igual. A Rocío le hacen responsables de su hermano y de su padre, y de cómo su padre se encuentra. No tenían derecho a perturbar ese mundo y cortaron el vínculo materno, se lo cargó», ha dicho Rocío Carrasco completamente desolada.

SEMANA

A pesar de que ha estado durante muchos años queriendo guardar su versión en un cajón, Rocío tiene claro que quiere contar la verdad, de destapar lo que ha vivido. Si bien Antonio David Flores ha concedido entrevistas hablando de su pasado y presente con la madre de sus dos hijos, Rocío Carrasco no y, por ello, las críticas han pesado sobre ella. «Se ha ido vendiendo de padre moderno, maravilloso. A él solo le importa él, no le importa nada más. Mis hijos han crecido con lo mismo que ha crecido el mundo entero, ahí se denota la crueldad. No tiene piedad ni para con sus hijos, no le ha importado el bienestar de sus hijos. Eso no se hace con una criatura de 5 años, no le puedes quitar a su madre, con la que ella moría. Eso no lo puedes hacer y eso es lo que ha hecho», ha continuado Rocío Carrasco.

Según la hija de Rocío Jurado después de que terminara su historia de amor, el ex guardia civil le juró que le quitaría a sus hijos, un día que ella es incapaz de borrar de su memoria. «Yo soy víctima, pero ellos también de una mente diabólica. Él ha conseguido lo que me dijo…te vas a cagar, me ha quitado a lo más importante que tengo en mi vida, que son mis hijos, me los ha quitado, pero no porque hayan desparecido, sino teniéndolos, ha hecho que me odien y que tengo esa imagen de mí que es mucho más cruel si cabe«, ha revelado. La relación con sus hijos terminó y, a día de hoy, es completamente nula, una reconciliación que se desconoce si algún día se producirá. «He tenido a mis hijos muertos en vida, he tenido que hacer que no los tengo estando vivos y haciéndolos participes de cosas que no tienen por qué y ensuciando su mente. Eso no se hace con dos criaturas pequeñas ni con una madre y eso lo ha hecho él», dice Rocío.

Telecinco

Su intención no es recuperar la relación con sus hijos, lo único que desea es volver a tener paz en su vida. «Espero que me dejen tranquila. Casi que prefiero que sigan creyendo la versión que tienen porque el día que mi hija se dé cuenta de todo lo que ha pasado y de lo que ella ha formado parte y de quién es su padre realmente va a ser el peor día de su vida y no me gustaría que sufriera», ha contado. Ya no puede recuperar el tiempo perdido y eso es lo que más le duele y es que desde hace una década no tiene contacto con ellos. «A mí nadie me devuelve fines de curso de mis hijos, besos, abrazos, todo lo que he perdido durante tantísimo tiempo. Nadie me devuelve poder ejercer de madre. Que mi hija se fue de mi casa con 15 de años, nadie me va a devolver todo por lo que por culpa de esta persona he perdido. Ni los Reyes ni las Navidades, que yo no he podido disfrutar de ellos», sentencia Rocío.