Poco a poco los colaboradores se han ido incorporando a su silla de ‘Sálvame. Kiko Hernández, Mila Ximénez o Belén Esteban tomaron distancia y decidieron confinarse de manera voluntaria en sus hogares, aunque seguían colaborando con el programa vespertino. Aunque los dos primeros volvieron presencialmente al espacio de manera, la Princesa del Pueblo todavía no había vuelto a su puesto de trabajo. Es una persona de riesgo al sufrir diabetes, por lo que debía tener especial cuidado de no contraer el coronavirus. Tras tres meses Belén Esteban cree que ya es hora de regresar a la pequeña pantalla y el día escogido ya ha visto la luz, siendo este sábado día 20 la fecha escogida para entrar de nuevo en los estudios de Mediaset.

belen esteban

La colaboradora ha aceptado sentarse en el sillón de ‘Sábado Deluxe‘ este fin de semana, según ha publicado LOOK. Su retorno es muy esperado tanto por compañeros como por la audiencia y es que durante estos meses se han vivido grandes momentos con ella, a pesar de que Belén Esteban conectaba desde su casa, situada en Paracuellos del Jarama. Allí comenzó una sección de recetas culinarias con las que mostró el arte que tiene en los fogones y demostró que ella iba a poner todo de su parte para seguir entreteniendo al público durante el confinamiento.

«Al ser diabética, tengo que tener mucho cuidado. Mi endocrino ha sido muy insistente: no tengo que salir para nada, para nada, para nada», aseguraba Belén cuando se le preguntaba por el motivo por el que todavía no había dado el paso de volver a ‘Sálvame’. Con sus palabras hacía evidente que no se quería apresurar y que su vuelta llegaría cuando estuviera al 100 por 100 segura de que no había peligro. De hecho, esta fecha coincide con un momento mucho más óptimo para nuestro país, pues ya hay varias comunidades que han abandonado el estado de alarma. Este factor ha provocado que Belén esté más sosegada y quiera volver a la rutina que abandonó a mediados de marzo.

Belén Esteban

Y, aunque es cierto que este confinamiento ha sido difícil, también ha sido reconfortante para Belén Esteban. Hace algunas semanas se emocionaba frente a las cámaras por las buenas críticas que estaban recibiendo sus creaciones culinarias. Después de que Kiko Matamoros o Jorge Javier Vázquez aplaudieran algunos de sus platos y los catalogaran de excelentes, Belén se confesó: «Me emociono un poco. Tú, Jorge, como me picas tanto y la gente habla… Me emociono. La gente lo que ve es que me haces de rabiar. Que no sé qué, que no sé cuanto…». Entre lágrimas, agradeció las opiniones de los colaboradores y señaló que habían sabido reconocer el esmero que le ponía a esta sección hecha con tanto cariño.

Por otro lado, Belén también ha colaborado durante la cuarentena con ‘La última cena’, programa en el que ha protagonizado alguna pillada con la que la audiencia no ha dejado de carcajear. Tras el menú de María Patiño y Chelo García Cortés, Belén Esteban llamó a su marido cuando creía que nadie le escuchaba: «Cuando vengas a casa tráeme un montadito de calamares, porque hoy no ceno». Un momentazo de ‘tierra trágame’ que tuvo mucha repercusión en redes sociales y que fue muy comentado en plató por sus propios compañeros.

Belén Esteban regresa tras la confesión de Mila Ximénez

Mila Ximénez

Se incorpora días después de que Mila Ximénez se confesara con los espectadores sobre el problema de salud que padece. La periodista reveló en pleno directo, aunque vía telefónica, que padece un cáncer de pulmón. Será la próxima semana cuando Mila comience la quimioterapia con inmonuterapia, una lucha en la que ella se muestra muy optimista y sobre la que desde SEMANA hemos hablado con un oncólogo que nos ha dado todos los detalles de la batalla que espera a la colaboradora. «Puede tener nauseas, vómitos, caída de pelo. Esto último depende porque, a veces, se les pone un gorro frío para evitar que se caiga el cabello. Lo del gorro frío se utiliza para otro tipo de fármacos y, en especial, para el cáncer de mama. Con la quimio en muchas ocasiones se pierde cabello y con él lo que se hace es, para que todo el mundo lo entienda, reducir el flujo sanguíneo que va a la cabeza y al tener menos flujo sanguíneo la quimio no llega hasta ahí. Eso lo que provoca es o bien que no se te caiga o que se te caiga menos. No siempre funciona y no siempre se pone, pero es una opción», nos dice el experto a este medio.