«Fue mi madre quién empezó. Yo no me callo, mis abogados están pendiente de todo», ha advertido el DJ.


Ha pasado una semana desde que Kiko Rivera se sentaba en ‘Cantora: la herencia envenenada’ y compartía ante cuatro millones de espectadores su testimonio más desgarrador sobre Isabel Pantoja en el que hacía público que el pasado 2 de agosto descubrió que los enseres de su padre, Paquirri, seguían en Cantora. Ahora, el hijo de la tonadillera ha lanzado una profunda reflexión sobre el conflicto familiar y dejado claro que «es hora de mirar por uno mismo».

Telecinco

Con motivo de haber alcanzado un millón de seguidores en su cuenta de Instagram, Kiko Rivera ha hecho un directo a través de esta red sociales para mandarle un mensaje de agradecimiento a todos los que han hecho posible este logro. En medio de este, el DJ ha aprovechado la ocasión para abrirse en canal y dejar claro que el dinero le da igual y que él va a hablar cuando se sienta cómodo y le «salga de las narices». Así, el marido de Irene Rosales ha confesado que está pasando por momentos tristes y oscuros pero reconoce que está centrado en encontrar su felicidad y velar por lo que más quiere: la colaboradora de ‘Viva la vida’ y sus tres hijos.

«Estoy dolido y triste. La vida sigue y es hora de mirar por uno mismo. Hay cosas que me fastidian pero tengo que mirar por mi, por mi mujer y mis hijos. Es maravilloso tener a alguien que te quiere y recibo el cariño de muchísima gente. Si fuera por dinero hubiera estado ayer allí (en ‘Cantora: la herencia envenenada’). Yo ya he hecho lo que tenía que hacer y no lo hago por dinero», comenzaba a explicar.

Tras estas palabras, el interprete de «Así soy yo» quiso compartir con las cuatro mil personas que estaban conectadas en el dinero una profunda reflexión que llevaba varios días dándole vueltas a la cabeza. «Cada uno quiere a su forma. No pongo en duda que mi madre no me quiere o me haya querido. Si esa forma de querer a mí lo único que me trae es dolor, malestar y no me encuentro bien cuando estoy con ellos, entonces lo que haces es alejarte. Me alejo de lo que no me compensa y no me hace sentir bien (independientemente de sea quién sea)», relata.

Kiko no hizo público el conflicto

© Redes sociales

De la misma manera, Kiko Rivera ha vuelto a insistir en que no ha sido él el culpable de hacer pública la situación y hace hincapié en que tan solo se limitó a ir a ‘Sábado deluxe’ para hablar de sus presuntas deslealtades hacia Irene Rosales. «Fue mi madre quién empezó. Yo no me callo, mis abogados están pendiente de todo. Quien lo quiera entender lo entenderá. Es así, uno se aleja de lo que no le hace bien y le hace sentir triste», sentencia.

Kiko Rivera ha reconocido que a lo largos de estas semanas ha recibido un sinfín de llamadas y mensajes de gente cercana en los que le muestran su apoyo en esta guerra entre madre e hijo. El DJ asegura que él ha contado su verdad y cada uno es libre de creerla o no creerla. El hermano de Chabelita Pantoja no está pasando por su mejor momento e insiste en que hay días en los que se siente más triste o todo lo contrario. «He sido siempre Rivera, ahora soy yo. Vienen noticias que la gente va a flipar», anuncia.

Por otro lado, mientras que conversaba con uno de sus amigos, Kiko Rivera ha querido tener unas palabras para su mujer, quien se encuentra al pie del cañón y «se está comiendo este lío». El DJ ha dejado de ver la televisión por el bien de su salud mental y también ha lanzado una advertencia a todas esas personas que, según él, se han subido al carro de su enfrentamiento: «Cuidado que hay mucha gente que está diciendo tonterías y que tienen más que callar que hablar«. El pequeño del alma de Isabel Pantoja está convencido de que el tiempo lo pondrá todo en su lugar. Mientras tanto, el hermano de Fran y Cayetano Rivera lo tiene claro y encara así su nueva etapa: «Es hora de mirar por uno mismo, con educación, sinceridad y no fallándose a uno mismo. Lo justo es justo y eso es lo que hay».