Rosa Villacastín, veterana periodista de la crónica social española, ha cabreado, y mucho, a los ciudadanos de Vitoria-Gazteiz durante su última visita a la ciudad. La redactora no tuvo en cuenta que el fin de semana que había elegido para recorrer las calles de la ciudad había una importante cita deportiva programada en agenda. Se trataba de la celebración del Ironman Vitoria 2022, una cita para atletas de diferentes rincones del mundo que se dieron cita en Vitoria para demostrar su valía en una de las pruebas deportivas más extremas.

Rosa-Villacastín-Vitoria-críticas-Ironman
Foto: Redes Sociales

Pero el esfuerzo de los deportistas parece que no eran de la incumbencia de Rosa Villacastín, como tampoco el duro trabajo de organización llevado a cabo por el Ayuntamiento para acoger una importante prueba que supondría un beneficio millonario para la ciudad. Para la periodista, lo único que le importó es que por culpa de la celebración del Ironman Vitoria 2022 ella se topó con algunas de sus calles cortadas, lo que le imposibilitaba cumplir con su propia agenda personal y realizar los movimientos por la ciudad como habría esperado. Así, ante este sentimiento de enfado con la región, tomó los mandos de sus redes sociales para dejar constancia de su resentimiento, enfadando con ello al pueblo de Vitoria.

“Vitoria, qué vergüenza, todo el centro de la ciudad cortado porque hay una carrera. Sin dejar pasar los coches y los taxis a la estación. ¿Alguien piensa en los ciudadanos cuanto autorizan este tipo de actos?”, terminaba por preguntarse Rosa Villacastín, a la vez que se quejaba de que el vehículo en el que circulaba no tenía acceso a la estación de trenes, sin reparar que esta medida excepcional se llevó a cabo para no comprometer la seguridad de los participantes en la competición, que no corriesen riesgo alguno durante la prueba y se centrasen en anotar la mejor marca.

Como cabría esperar, el mensaje crítico de Rosa Villacastín contra Vitoria por su decisión de acoger la importante cita internacional del Ironman ha recibido una amplia (y airada) respuesta por parte de los vecinos de la ciudad. Son muchos los que han destacado que el hecho de cerrar algunas calles para esta cita es comparable con otros acontecimientos que no cuentan con dichas críticas o al menos no están tan respaldadas, como puede ser el Orgullo LGTBI celebrado en muchas ciudades españolas o la pasada cumbre de la OTAN, que paralizó Madrid durante cuatro días. Unas citas relevantes y necesarias que, aunque pueda ocasionar estragos a ciertas personas, prima el bien común. Así se lo han tratado de hacer entender a la periodista decenas de usuarios de las redes sociales, que han terminado por cargar contra ella al sentirse desairados con su contundente mensaje en Twitter.

Reproducimos algunas de las respuestas que ha recibido Rosa Villacastín en redes sociales: