Sara Sálamo ha estallado ante la constante pregunta de si Isco Alarcón le «ayuda» a criar a sus hijos para poder hacer deporte. Él es el padre, no ayuda, también es su responsabilidad. Una prueba del micromachismo que sigue vigente de manera inconsciente en nuestra sociedad


Poco a poco debemos ir quitándonos ideas que han ido impregnando en nuestro córtex cerebral de manera cultural y que ahora, por fortuna, nos hemos percatado de que se trata de una conducta machista. Pensar que la crianza de unos hijos es una tarea y responsabilidad de la madre no deja de ser cierto, pero sin excluir que este papel es igualmente exigible al padre. Algo que Sara Sálamo, pareja de Isco Alarcón, ha querido denunciar después de que muchos de sus seguidores, de manera inocente y sin tratar de ofenderla, le realizaban en sus redes sociales cuando hablaba de su ajetreada rutina, en la que se incluye la crianza de sus dos hijos.

Aunque la actriz no se ha librado nunca de esta pregunta inocente, cuando se acumulan en su bandeja de mensajes de las redes sociales al final toma un tono evidentemente machista. Todo surgió cuando Sara Sálamo quiso compartir con sus seguidores un consejo sobre cómo compagina los ejercicios de su rutina de deporte con el hecho de tener a dos niños en casa: “Me preguntáis cómo saco tiempo para entrenar con dos bebés, pues aprovecho que el mayor está con la profe y al señor koala que tengo aquí me lo llevo a entrenar, a estudiar, a trabajar conmigo”, escribía la actriz en uno de los stories de su perfil de Instagram. Una dura rutina que requiere una gran fuerza de voluntad, pero que Sara Sálamo consigue, aunque reconoce que “nadie dijo que fuera fácil”.

Foto: Instagram

Sara Sálamo no está dispuesta a aparcar el deporte como vía para sentirse más saludable y, de paso, tonificar su admirado físico. Una tarea que se complica al tener a dos bebés en casa, pero a la que no renuncia y por la que tiene que hacer malabares para cumplir. Eso sí, el problema llega cuando algunos de sus seguidores le preguntan si Isco Alarcón, su marido, “le ayuda” a la hora de los cuidados de sus hijos y del hogar. Una pregunta, como decimos, inocente, pero que encierra un peligroso veneno y es considerar que la madre, como mujer, es la que tiene la responsabilidad de cuidar a sus hijos -suerte que pueda hacer otra cosa- y que el padre, como hombre, tiene la opción de elegir si preocuparse por la crianza de su prole o, por el contrario, optar por disfrutar de su tiempo libre despreocupado de tal responsabilidad.

Vídeo: Instagram

A veces la gente se olvida que tanto la madre como el padre han participado en el milagro de traer vida al mundo y, como tal, conlleva unas responsabilidades que deben ser compartidas por igual. Y es que el machismo en nuestra sociedad sigue siendo una lacra, aunque hayamos avanzado mucho, pero quizá el peligro está en aquellas conductas machistas de la que no llegamos a ser conscientes. Algo que ha querido denunciar la propia Sara Sálamo: “Ya de paso, para el resto de mensajes tipo ‘¿y el padre no ayuda?’ os aclaro que la palabra ‘ayuda’ llevaría implícito que no es responsabilidad de él, sino que me está echando una mano… así que no, no me ayuda. Pero sí, obviamente nos repartimos la crianza y las responsabilidades”.