El pasado domingo 20 de noviembre se han cumplido 8 años desde que falleciera la duquesa de Alba. Ocho años en los que se han celebrado misas en su recuerdo, a las cuales no siempre han acudido sus hijos. Quien tampoco fallaba era el que fue su marido, Alfonso Diez, quien, sin embargo, no ha podido asistir a su último tributo. «Cayetana nunca dejará de estar presente en nuestro pensamiento y nuestro corazón», dijo hace tan solo unos días Alfonso. Parecía que no se iba a perder el encuentro, pero ¿qué ha sucedido para que finalmente no pueda ir?

Alfonso Díez
Gtres

Alfonso Diez tiene coronavirus, lo cual le ha impedido ir a la misa en honor de la duquesa de Alba. Por precaución prefirió quedarse en casa y evitar así contagiar a los allí presentes. Si bien tenía previsto acudir, este contratiempo de salud ha provocado su baja en la iglesia de los Gitanos en Sevilla. El mismo sábado llamó por teléfono a Cayetano Martínez de Irujo, a quien le explicó que debía ausentarse debido a cuestiones de salud. Alfonso no ha faltado nunca a la misa, pero creyó que lo más responsable era no personarse y así lo hizo.

Alfonso Diez sigue teniendo un estrecho vínculo con Cayetano Martínez de Irujo, así como el círculo de la que fue su esposa. Carmen Tello, su marido Curro Romero u otros amigos siguen formando parte de su vida, por lo que todos ellos saben la desilusión que le provocó no poder acudir a la ciudad hispalense. Aunque él ha entendido perfectamente lo sucedido, lo que no comprende es que sus hermanos no hayan asistido a la mesa. Ninguno ha ido y así lo ha hecho saber él mismo, quien año tras año organiza todo lo que tiene que ver con la misma.

Alfonso Diez
Gtres

Alfonso Diez está convaleciente de covid, mi hermana está en Las Vegas, aunque a mi sobrina Tana también la avisé, pero no estaba en Sevilla. Esta vez esperaba que viniera Carlos, porque hace unos días estuvimos todos los hermanos juntos en la misa del 50 aniversario de mi padre y pensaba que, al estar todos juntos recordándole, hoy también acudirían a recordar a mi madre, pero no ha sido así. Mis hermanos cada uno tiene su conciencia», ha dicho Cayetano. Le parece un desplante y, por ello, no quiere esconder su indignación.