La empresaria ha solicitado protección legal temporal para que el artista no malgaste su patrimonio antes de que se efectúe el divorcio.


Hace casi un año que Alejandro Sanz y Raquel Perera confirmaban su separación después de un tiempo protagonizando incesantes rumores de crisis. Una ruptura que se producía después de doce años de amor y dos hijos en común, Dylan y Alma, de nueve y seis años. Ambos prometían una separación de forma cordial y así lo manifestaban a través de sus redes sociales: “Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será». Sin embargo, la últimas informaciones apuntan a un complicado proceso de divorcio. 

Según publica el diario ‘ABC’, la empresaria habría solicitado una moción de urgencia en la Corte de Familia de Miami donde continúa residiendo junto a sus hijos. El objetivo es solicitar protección legal temporal para que el artista no malgaste su patrimonio antes de que el divorcio se haga efectivo.

Lo que pretendía ser un divorcio amistoso está tomando otros derroteros después de que el cantante presentara una demanda de divorcio en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, el pasado mes de abril. A lo que Raquel habría respondido con otra demanda, esta vez interpuesta en Miami donde ella desea que se lleve a cabo todo el proceso de divorcio.

Raquel Perera

El citado medio, ha tenido acceso a la extensa demanda de la empresaria donde solicita, entre otra cosas, una pensión alimenticia de 40.000 euros mensuales. Asimismo, también pide el reparto de los bienes que adquirieron durante su matrimonio. Se alega que Raquel entonces se volcó en la trayectoria profesional de su marido y en el cuidado de la familia. Las peticiones de la empresaria son las siguientes: que sus hijos continúen yendo a la escuela privada, mantener los seguros médicos y gastos dentales, entre otras cosas.

Además, se solicita pasar más tiempo con sus pequeños ya que el artista por sus compromisos profesionales pasa largas temporadas fuera de su hogar habitual. Según lo publicado, Alejandro Sanz habría respondido con una contraoferta a su expareja que esta habría rechazado. El artista reside actualmente en España junto a su nueva pareja, Rachel Valdés, artista de origen cubana.

La última ocasión en la que hemos visto al artista fue hace tan solo unos días cuando recibió un homenaje por parte del Ayuntamiento de Madrid en reconocimiento a su dilatada trayectoria en el mundo de la música. Un acto en el que acudió acompañado por su hija Manuela y Rachel Valdés. La pareja hizo su primera aparición pública en noviembre del año pasado durante la ceremonia de entrega de los Premios Grammy Latinos.

Doce años de amor

Alejandro Sanz y Raquel Perera iniciaron su romance en 2007, cuatro años más tarde, en julio de 2011, tuvieron a su primer hijo en común, Dylan. El 26 de mayo de 2012 decidían darse el «sí, quiero» en una boda secreta e íntima que pilló a sus familiares y amigos por sorpresa. Muchos de ellos creían que acudirían al bautizo de su hijo. La pareja se casó por la iglesia en la ermita situada en la finca que tiene el artista en la localidad extremeña de Jarandilla de la Vera. Entre los invitados al enlace, muchos rostros conocidos como Elena Tablada, Paulina Rubio, Antonio Carmona… Además, el cantante también estuvo acompañado por sus hijos mayores, Manuela y Alexander.

Un año después de su sonada boda sorpresa, Alejandro y Raquel volvían a ser padres, esta vez de la pequeña Alma. Sus vidas tomaron caminos separados el año pasado y así lo constataban ambos el pasado verano en sus respectivos perfiles en redes con las siguientes palabras: «Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será. Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos. Nuestra familia está por encima de cualquier cosa … es diversa y bella, como la vida y así permanecerá. El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente. Gracias por respetarlo».

Poco después de anunciar su separación, se daba a conocer que el cantante estaba de nuevo ilusionado. Esta vez con una atractiva mujer de 30 años de origen cubano, modelo y artista plástica quien participó en el videoclip ‘Traidora’ de Marc Anthony. Rachel Valdés también es madre de un niño, de una relación anterior. Desde que iniciaran su romance, la pareja pronto se convirtió en inseparable.