Raquel Morillas anunció hace unos meses en su canal de Youtube su nuevo derrotero profesional. La ex gran hermana había decidido comenzar a trabajar en la ONCE y para ello debía pasar «cuatro días de formación y examen», sin embargo, pocos datos se habían conocido desde entonces. Ahora y tras varios meses enrolada en esta aventura, por fin, se han visto sus primeras imágenes al frente de este trabajo. Con el chaleco corporativo y bajo una gorra, fue fotografiada a las puertas de un centro comercial, donde vendía cupones con gran naturalidad y la mejor de sus sonrisas.

Raquel Morillas (‘Gran Hermano 3’) se casa tras superar su ludopatía

Así se puede ver en la revista ‘¡Qué me dices!’, medio que la captó con su puesto ambulante, el cual tiene en las calles de Elche. Una nueva profesión con la que se relaciona con muchos clientes, quienes, por cierto, a buen seguro la reconocerán. No obstante, Raquel charla con ellos sin ningún reparo y es tras su jornada laboral cuando recoge todas sus cosas y se marcha a su hogar.

Raquel Morillas Noemí Ungria

Fue después del accidente de coche que sufrió junto a la que era su pareja, Noemí Ungría, cuando su vida cambió de manera radical. Y es que Raquel tuvo que ser intervenida hasta en 10 ocasiones. «Muy interesante a mi edad volver a estudiar. Tuve un accidente con unas secuelas que son de por vida y eso me hace tener una discapacidad y, gracias a Dios, puedo beneficiarme de ello», dijo en el mes de septiembre del pasado año.

Además, cabe destacar que su situación económica no era la mejor. Raquel Morillas esperaba una oportunidad laboral con muchas ganas después de reconocer públicamente que había tenido adicción al juego y que, además, la casa que tenía en propiedad estaba alquilada a un inquilino que no le pagaba. No obstante, pudo salir de todo aquello y su ludopatía está más que superada.