Rafa Nadal ha vuelto al trabajo tras su boda con Xisca Perelló, que se celebró el pasado 19 de octubre en Mallorca. Han pasado apenas cinco días desde que el tenista diera el ‘sí, quiero’ a su pareja, con la que llevaba 14 años de relación, y ya retomado de nuevo su agenda para cumplir con sus compromisos profesionales.

6Rafa Nadal ha vuelto al trabajo cinco días después de su boda

Lo ha hecho en Kazajistán, hasta donde el tenista español se ha desplazado para jugar un partido benéfico para su fundación contra Novak Djokovic. Rafa Nadal ha estado en una rueda de prensa, donde como no podía ser de otra manera, ha sido preguntado por nuevos detalles de su boda. Y él no ha dudado en comentar cómo se lo pasó.

«Disfrutamos mucho este bonito día. Nos divertimos un montón y disfrutamos con las personas que nosotros queríamos que estuvieran y por eso fue un gran día», declaraba emocionado tras vivir uno de los días más felices de su vida.

5«Nos divertimos un montón», declara Rafa Nadal

4Cumple con un compromiso benéfico en Kazajistán

Aunque pasaron unas horas increíbles en la finca Sa Fortalesa, un castillo del siglo XVII en Pollença, Rafa Nada ya está centrado en el trabajo: «Fue algo que habíamos estado preparando durante mucho tiempo, pero ahora ya ha pasado y es momento de volver para terminar con la temporada del tenis y es bueno regresar con un evento benéfico», apuntaba.

3Sa Fortalesa fue el lugar elegido para celebrar su boda

Fueron numerosos los invitados los que no se quieren perder esta gran boda, y de la que poco se ha sabido. Y es que la pareja siempre se ha decantado por mantener en un discreto segundo plano su vida, lo mismo que han terminado haciendo con la celebración de su boda.

Su familia tuvo un lugar muy especial en la ceremonia, y a la salida del hotel después de pasar un fin de semana de lo más increíble, se mostraban muy sonrientes.

2La familia hizo saber que se lo habían pasado muy bien

1El padre de Rafa, feliz con el enlace de su hijo